Inicio La Pampa Denuncian robo de una cámara con recuerdos de Diego Loza

Denuncian robo de una cámara con recuerdos de Diego Loza

A más de dos años del escalofriante asesinato de Diego Loza en su departamento de la Avenida Luro y Emilio Zola, la hermana del joven denunció en las redes sociales que desconocidos ingresaron a robar en su vivienda y se llevaron varios elementos, entre ellos una computadora con fotos y recuerdos de su hermano.
«Hola gente, quería contar que hoy entraron a robar a mi casa y entre las cosas que se llevaron había una computadora de Conectar Igualdad y una cámara Cannon profesional dónde había recuerdos de familia con mi hermano Diego Loza», contó Daniela Loza, hermana de la víctima, a través de su cuenta en la red social Facebook.
En el mismo texto, Loza pidió no sólo a sus amigos y amigas sino también a toda la comunidad santarroseña que «si alguien les ofrece o ven (los elementos) en algún grupo de compra-venta por favor avísenme». A su vez, expresó: «Los recuerdos son muy importantes para nosotros, por favor, lo que más me importa es recuperar esos recuerdos. Si pueden compartir también estaré muy agradecida».
El texto, que fue publicado minutos después de la medianoche de ayer, no tardó en viralizarse y sumar el apoyo de más de 2.000 usuarios y usuarias de la red social que compartieron la publicación y aprovecharon para mandarle un saludo a la damnificada, con pedidos para que aparezcan los elementos robados.

Registros audiovisuales.
Según Loza, en la computadora y en la cámara había registros audiovisuales de su hermano, que fue asesinado de manera brutal el 23 de junio de 2018 cuando fue sorprendido en su departamento por Walter Eleuterio Rojas Pedraza y Carlos Andrés Carrión, quienes en ese momento tenían 22 y 17 años respectivamente.
Loza era empleado de la Municipalidad de Santa Rosa y desempeñaba sus tareas en la Terminal de Ómnibus. Al momento de la agresión, Loza recibió varios disparos, uno de ellos mortal, y fue maniatado y su cuerpo abandonado en el balcón del departamento. Los asesinos fueron condenados en 2019 a prisión perpetua.