Inicio La Pampa Denunció apremios pero lo desmienten

Denunció apremios pero lo desmienten

EN SANTA ROSA

Un joven santarroseño denunció que fue fuertemente golpeado por efectivos policiales en la noche del domingo luego que de ser demorado en la vía pública. El muchacho, Ernesto Tomás González, formuló una exposición ante la Jefatura de Policía en la que relató que el domingo por la noche se encontraba en la esquina de Lope de Vega y General Acha, junto a unos amigos, cuando se detuvo un móvil policial y lo demoraron solo a él, ya que sus amigos se fueron del lugar corriendo.
«Una vez dentro de ese patrullero me golpearon los policías, me llevaron a la Seccional Sexta y me tiraron de cabeza esposado en un patio, donde me siguieron agrediendo físicamente», detalló en el acta policial. «Luego me llevaron al buzón, donde me agredieron también con patadas y golpes de puño», acotó.
El martes por la tarde, el muchacho concurrió a esta Redacción y contó que esa tarde había concurrido a la casa de sus padres, y que al momento de ser interceptado por la policía, sobre las 22, «no estaba haciendo nada malo».
Según afirmó, tras recuperar su libertad fue trasladado por personal policial al Hospital Evita a fin de que constaten sus lesiones. «Esta tarde vomité toda la tarde por los golpes que me dieron», aseguró.

Otra versión.
Desde la Seccional Sexta brindaron otra versión a este diario. Según explicaron, el domingo por la noche «hubo un llamado al 101» que alertaba que «había una persona corriendo arriba de los techos». Ante esto, se acercó un móvil policial, «lo lograron bajar del techo y, cuando lo van a subir, se cae junto con el policía». En ese momento, el efectivo también sufrió una lesión y, según indicaron, se fracturó una de sus manos.
«Tenemos el llamado de la persona al 101, a quien se le tomó declaración», continuaron y precisaron que también se le tomó declaración a un vecino porque tenía el techo roto. Además, habría dos testigos civiles. Por su parte, el efectivo involucrado, que sufrió la lesión, «manifestó que se caen los dos juntos y después constata que estaba todo raspado».