Inicio La Pampa "Dependemos de los vuelos"

«Dependemos de los vuelos»

MEDICA PAMPEANA VARADA EN ESTADOS UNIDOS

(General Pico) – Una médica pampeana está varada desde hace un mes y medio, en el estado de Florida, Estados Unidos, a donde viajó con su pareja a hacer una especialización en una conocida clínica de renombre internacional.
María de los Angeles Garayalde Gamboa, nació en La Plata, pero antes del año de vida, se radicó junto a su familia en Bernardo Larroudé. Al finalizar el colegio secundario, hizo la carrera de medicina en la Universidad Nacional de Córdoba y luego se inclinó por la especialidad en endocrinología. Estaba en Buenos Aires cuando le surgió la posibilidad de continuar su perfeccionamiento en la Mayo Clinic, de Jacksonville, Estados Unidos. Semanas después de su arribo al centro médico norteamericano, la Organización Mundial de la Salud le dio el carácter de pandemia al Covid-19 y días más tarde, se suspendieron los vuelos.
«Terminé con mi carrera y después hice cuatro años de medicina interna, trabajé dos años como médica clínica e inicié la especialidad en endocrinología. Estoy en las fases finales, la estoy haciendo en el Hospital Británico de Capital Federal y me faltan solo los últimos meses. Todo médico que realice una especialización puede llegar a tener la oportunidad de ir al exterior, vivir una experiencia en un hospital y poder compartir conocimientos y metodologías de trabajo. Eso ayuda mucho a la formación del especialista. En mi residencia no está organizado que todos los años un especialista pueda ir a rotar al exterior, por eso yo tuve que solicitarlo de manera especial y con mucho esfuerzo logré venir a Estados Unidos, a la ‘Mayo Clinic’, que es una clínica muy reconocida a nivel internacional y es un sueño para cualquier especialista», le contó a LA ARENA.

Sin vuelos.
La médica pampeana dijo que se trata de una «oportunidad única en la vida» en la que puede tener una «experiencia que no va a vivir en otro lado». Una vez que el proyecto del viaje se encaminó, con su pareja, Mariano Conti, ahorraron dinero durante tres años. Ambos hicieron coincidir sus planes profesionales para la misma época, dado que ella viajaba a hacer una residencia médica, en el mismo tiempo en cual él (es agente inmobiliario) asistiría a un importante congreso. Sin embargo, en la mitad de la estadía, estalló el coronavirus y quedaron varados sin poder regresar. Hace casi 50 días que esperan poder tomar un vuelo de repatriación.
«Llegamos a Estados Unidos el 15 de febrero, vía Los Angeles, con motivo de concurrir a un congreso que mi pareja tenía por su profesión. A partir del 29 de febrero, nos vinimos a Jacksonville, al norte de Florida, con la intención de realizar mi rotación en la «Mayo Clinic», pero esta rotación se cortó a partir del 20 de marzo y desde entonces estamos esperando poder volver a la Argentina. El primer vuelo del 26 de marzo fue cancelado y lo pospusieron para el 7 de mayo, pero algunos días previos, al vuelo lo volvieron a posponer. Esta compañía aérea no podría ingresar al país hasta septiembre de este año y si no es en septiembre, quizá hasta enero. Dependemos si o si de los vuelos de repatriación que confirme el gobierno, que son necesarios para los que estamos varados. Somos muchos los que esperamos y por eso es necesario que planifiquen vuelos para que podamos tener una fecha de confirmación en donde poder uno organizarse, desde el punto de vista económico y de salud», explicó.

Residencia.
Desde que se cortó la residencia médica, la clínica a la que asistía la pampeana, le dio un listado de casas de familia en las cuales podían alojarse. Desde hace algunas semanas viven con una pareja de edad avanzada, que está dentro del grupo de riesgo. Es por eso, que deben ser muy cuidadosos de contagiarse de coronavirus y no contagiar a los dueños de casa, que tienen 70 y 71 años de edad.
«Estamos viviendo en una casa de familia donde hay un matrimonio de edad mayor, muy vulnerable a un posible contagio de coronavirus, por eso es que nos estamos cuidando y respetando el aislamiento social. La gente usa barbijos y hay mucho respeto al asilamiento. Nuestra vida acá es muy facilitada, gracias a que estamos rodeados de personas muy amables y dispuestas a ayudarnos. Estoy logrando tener conferencias a distancia con el Hospital Británico y con la Mayo Clinic, es decir, que algo estoy aprovechando el tiempo acá, pero es necesaria una planificación de vuelos para poder regresar al país y que haya una fecha certera.
Desde el 20 de marzo estoy esperando poder comprar el vuelo de repatriación para poder regresar al país. No tenemos vuelo de regreso, estamos esperando que se concrete y que cancillería se comunique con nosotros para poder comprar ese pasaje. No se está respetando el regreso por orden de vulnerabilidad y pedimos que se oficialicen esas listas, que se pongan en orden de vulnerabilidad, que se respete ese orden y que un día podamos regresar todos los que estamos varados en el exterior», finalizó.