Inicio La Pampa La desafectaron por "maltrato verbal" a niños

La desafectaron por «maltrato verbal» a niños

UNA TRABAJADORA DEL CDI "JOSE JARAMILLO" DE EDUARDO CASTEX FUE DENUNCIADA POR DOS FAMILIAS

La directora del Centro de Desarrollo Infantil (CDI) «José Jaramillo» de Eduardo Castex, Carina Robles, confirmó que la semana pasada desafectaron a una joven trabajadora por «maltratos verbales» en la sala de bebés.
La situación fue constatada por dos familias que transmitieron sus quejas -y preocupación- a la directora, y acorde al protocolo de intervención se labró un acta con la firma de los padres e inmediatamente se desafectó a la trabajadora acusada.
«Afortunadamente las familias continúan trayendo los niños, lo cuales es una muestra de confianza que agradecemos porque está es una institución de puertas abiertas donde diariamente trabajan 50 personas y asisten casi 200 niños, y los padres ingresan y egresan permanentemente del edificio», relató ayer Robles.
La situación se originó la semana pasada y tuvo el desencadenante el pasado jueves, cuando se labró el acta con la denuncia de los padres y la posterior desafección de la trabajadora acusada; quien sería reubicada en otra repartición municipal.
«Hubo -durante el fin de semana- algunas publicaciones (digitales) que no se ajustaron a la realidad sobre los hechos ocurridos y distorsionaron la realidad. A nosotros la semana pasada nos transmitieron casos de violencia verbal en la sala de bebés, detallando insultos, malas palabras y algunos gritos. Actuamos de acuerdo al protocolo, invitando a las madres para labrar un acta donde explican cómo fue la situación, narran específicamente y acusan a una persona y se notifican en el acta. A las pocas horas fue citada la persona acusada, le transmití la quejas de los padres y fue desvinculada del CDI», relató ayer la directiva del centro castense.
«No hubo intervención policial y se resolvió la situación internamente, más allá que los padres tienen derecho a radicar la denuncia si lo consideran necesario, pero nosotros actuamos como marca el protocolo», detalló la entrevistada.
-Robles, ¿este es un hecho aislado o teniendo en cuenta la cantidad de niños que asisten se generan hechos de estas características?
-No, fue este hecho puntual. Nunca me había tocado recibir quejas y tener que labrar un acta con los padres. Comentarios puede haber, pero lo válido es lo que consta en un acta. Lo importante es cuando el padre se compromete, se reúne con los directivos y expone la problemática. Hay 50 personas y 200 niños todos los días en el Centro de Desarrollo Infantil.
-La celeridad de la intervención y decisión de desafectar a la trabajadora acusada también brindó garantías a esas familias.
-Nosotros queremos que las familias sigan creciendo en la institución. Las puertas de la dirección están abiertas para atender a los padres y a quienes pretendan evacuar alguna duda. Este es un Centro de Desarrollo Infantil de puertas abiertas, de hecho los padres ingresan y egresan permanentemente del edificio.
-Esto de ser una institución de puertas abiertas, ¿permitió detectar este caso de maltrato verbal denunciado por los padres?
-Sí. Un papá que dejó a su hija escuchó que la niña lloraba, y pudo escuchar gritos e insultos. Aplaudo el accionar y la valentía de ese padre que vino a la dirección a transmitir la situación, porque sino no me hubiera enterado. Esta es una joven que estaba en un periodo de prueba, porque se incorporó personal porque se habilitaron dos nuevas salas. Hay 10 personas que se sumaron, de las cuales algunas superaron ese plazo de prueba y otras no. Esta joven hacía dos meses que estaba trabajando, y ahora será reubicada en otra repartición municipal.