Inicio La Pampa "Desafío permanente"

«Desafío permanente»

PAULUCCI Y EL TRABAJO DEL MPF

A un año y tres meses de iniciada la cuarentena, el fiscal general Máximo Paulucci reflexionó sobre el trabajo que ha implicado para el Ministerio Público Fiscal (MPF) este tipo de delitos. «Implicó e implica un desafío permanente en la búsqueda de soluciones, que sabemos que van a más allá de resolver una causa penal, siendo conscientes del contexto sobre todo que tenemos este año con la pandemia».
En ese sentido, comentó que la intención es «seguir trabajando de la mejor manera posible coordinada con la Policía provincial, que hace un esfuerzo importantísimo para poder controlar las actividades que están prohibidas, con un objetivo muy claro que es cuidar la salud de ciudadanas y ciudadanos».
«Nosotros también tenemos ese objetivo, sin perjuicio de que nos toca trabajar con la porción mínima de la sociedad que infringe esta normativa, que pone en riesgo su propia salud y la de las demás», agregó.
Paulucci remarcó que «ha sido un importantísimo desafío porque tuvimos que armar un equipo de trabajo especial para esto». A su vez, comentó que tenían un promedio de nueve mil causas por año antes de la pandemia y ahora «esos números se han duplicado, a lo que se agrega es que dentro de cada una de esas causas el trámite es complejo, no por la prueba en sí sino por la innumerable cantidad de infraccionados que hay en cada uno de esos legajos penales».

«Nuevo» delito.
Paulucci aclaró que continuarán trabajando y «redoblando esfuerzos», pese a que «como organismo público hemos visto diezmado nuestros recursos en función de la no presencialidad y de contar con algunos integrantes con distintos factores de riesgos». En esa línea, agradeció «especialmente a pasantes, empleadas, empleados, funcionarias y funcionarios del MPF que han sido los que día a día colaboraron con este nuevo equipo de trabajo para que no se retrase el trabajo».
«De esas debilidades se duplicaron los esfuerzos para poder sostener este trabajo y seguir haciendo el aporte desde el lugar que lo tenemos que hacer. En muchos casos se ha recurrido a salidas alternativas de tipo económico y de trabajo comunitario para corregir las inconductas, en otras se ha tenido que recurrir a medidas más gravosas como prisiones preventivas efectivas o sustitutivas, incluso condenas de efectivo cumplimiento», añadió.
El fiscal explicó que hace más de un año que trabajan «con esta nueva modalidad delictiva, por decirlo de alguna manera, que antes no tenía ninguna causa en trámite y ahora tiene casi la mitad de las causas que entran por año».
«Creo que también es importante para la concientización, para reconducir conductas que son indebidas sobre todo en cuestiones donde se pone en riesgo la salud y no se tiene empatía con los enormes esfuerzos que se están haciendo desde otros ámbitos, como Salud Pública. Pretendemos que este tipo de sanciones sigan siendo importantes para poder lograr un compromiso distinto y empatía por parte de los involucrados con quienes mayor esfuerzo hacen y para cuidar la salud de la ciudadanía», concluyó.