Inicio La Pampa Desapareció auto de depósito municipal

Desapareció auto de depósito municipal

EPISODIO CONFUSO Y DENUNCIAS CRUZADAS

Un auto que estaba secuestrado en el depósito municipal desapareció y es buscado intensamente por la policía. Una mujer de apellido Ferreyra, que fue poseedora del vehículo, es investigada en la causa, pero ella a la vez denuncia hostigamiento por parte de la policía.

El fiscal de Delitos contra la Propiedad y Juicios Directos, Facundo Bon Dergham, explicó que «se planteó un caso con Accidentología, porque a una persona le secuestraron un Fiat Spazio, que fue a la playa municipal. Cuando fueron a constatar el vehículo para retirarlo, se percataron de que el auto no estaba».

«El comisario a cargo del operativo envía el informe y se inicia la investigación por el faltante de un auto secuestrado. De la pesquisa que inicia la Policía, se presume que el vehículo había sido retirado del lugar por una mujer que alegaba derechos sobre ese vehículo. Hay un problema preexistente entre esta persona que dice ser la dueña del vehículo y la persona a la que se lo secuestraron», añadió el fiscal.

En este marco, Bon Dergham inició una investigación «porque nadie puede violentar un efecto secuestrado», y agregó que «nosotros no sabemos si fue esta mujer, no hay pruebas contundentes para determinarlo. Sabemos que faltó el auto de ahí, y la policía cree que fue ella, porque ella había reconocido la situación diciendo que ‘iba a retirarlo'».

Situación patrimonial

El fiscal indicó que «esta persona está discutiendo una situación patrimonial, aduce que el auto es de ella, porque no se lo pagaron, pero eso no nos interesa en la investigación. Nosotros ordenamos un allanamiento, porque así sea la dueña del vehículo, con título y sin discusión, vos no podés ir, cortar la faja y llevarte el auto».

«Nosotros seguimos buscando el auto, se hizo un allanamiento el jueves que fue negativo, y se ordenó el secuestro del vehículo, pero todavía no apareció», explicó.

La denuncia

En tanto, la abogada patrocinante de Ferreyra señaló que «ella perdió posesión del vehículo el año pasado, porque un señor de apellido Luna la estafó». En ese sentido dijo que «Luna era un supuesto comprador del vehículo, lo señó con 5.000 pesos, se lo llevó para hacerlo revisar por un mecánico y nunca lo devolvió».

Asimismo, la abogada dijo que «el auto había sido retenido en un control de tránsito. Ferreyra intentó retirarlo junto a su madre, que es la titular del auto, y cuando presentaron los papeles, le dijeron que Luna ya se lo había llevado. Como el auto no era demasiado valioso, ella en ese momento lo dio por perdido».

Tiempo más tarde, el auto en manos de Luna volvió a ser secuestrado y terminó en el depósito municipal. De allí desapareció y los investigadores intentan averiguar si fue la mujer quien lo habría retirado, sin cumplir con los trámites correspondientes.

Hostigamiento

Como si faltara algo para sumar a un caso de por sí confuso, Ferreyra realizó una denuncia en la Fiscalía de la Unidad de Acción Primaria, a cargo de Natalia Urruti, por un supuesto hostigamiento y amenazas de un comisario de Accidentología. «Vecinos le dijeron a mi clienta que la policía irrumpió en su casa sin ninguna orden, y que estuvieron haciendo guardia en la puerta. Ella es una mujer que vive sola y tiene mucho miedo por lo que le puedan hacer».

Urruti le dijo a LA ARENA que «tomé la denuncia de la mujer, pero omitió decir que había habido un allanamiento en su casa. Yo le tomé una denuncia por escrito, se labró un acta y le hice algunas preguntas porque el relato no me cerraba demasiado, y hubo cosas que ella no pudo responderme».

Asimismo, la fiscala señaló que cuando verificó en el sistema vio que hubo un allanamiento en su casa. «Ella me dijo que el policía se había comunicado telefónicamente, y que los vecinos le dijeron que la policía había estado en su casa. Evidentemente fue un allanamiento, que fue ordenado por el juez Ralli, pero no hubo nada fuera de ley en el procedimiento».

En su poder

Fuentes policiales señalaron que «está dentro de las facultades de la policía en una investigación tratar de comunicarse con la persona investigada»

Lo llamativo es que aseguraron que «el comisario a cargo de la investigación mantuvo un contacto telefónico, en el que ella le manifestó que tiene el auto en su poder». Además, señalaron que «se le pidió que concurriera a la dependencia policial para aclarar la situación, y ella dijo que no iba a ir, y que no pensaba entregar el auto, porque no lo iba a recuperar nunca más».