Desarrolladores de ideas

Tres jóvenes socios conforman Grupo Vetas, una pyme de diseño industrial que basa su producción en los muebles pero que se diversifica a múltiples posibilidades. Cumplen todos los pasos en el desa-rrollo de un producto.
“Encontrarle la veta a algo, eso es lo que nos caracteriza”, define Ignacio sobre el porqué de la elección de un nombre que, conjugado con la palabra grupo, da como resultado un trabajo en conjunto que va rumbo a su sexto año. Porque Grupo Vetas se formó, se desarrolló y se consolidó gracias a la experiencia, la innovación y la capacidad de tres jóvenes que le encontraron la veta al perfil emprendedor: trabajar en equipo.
“Juan trabajaba en Misiones Maderas que era proveedor de un emprendimiento que yo tenía, y a Ignacio lo conocí por un amigo en común. Poco tiempo después coincidimos en la capacitación que brindó la Provincia en Diseño + Pymes. Ahí surgió la posibilidad de hacer cosas juntos. En mi caso venía con la experiencia de trabajar la madera y los muebles y ellos con otros intereses del diseño industrial más vinculados a la tecnología”, resume David Píccoli (39 años) sobre el origen de la empresa santarroseña que, como socio gerente, conforma junto a los diseñadores industriales Ignacio Alvarez Zanelli (33) y Juan Rousseau Salet (35).
“Lo que hacemos es diseñar productos y llevarlos adelante, trabajamos para otros emprendedores y nuestro diferencial es que materializamos esos productos, ese es nuestro plus. El tema de los muebles siempre fue la veta -justamente- más rentable pero nos enfocamos en otras cosas como impresiones en 3D de artículos de plásticos. La variedad de productos es muy amplia”, explicó Ignacio que desde Trelew se fue a estudiar a La Plata y de allí, con una pampeana como mejor excusa y argumento, siguió su camino en la provincia, una historia similar a la de David que de Córdoba pasó a Santa Rosa como lugar de crecimiento familiar y comercial.
Grupo Vetas diseña y produce muebles pero el abanico es muy grande: desde el prototipo del simulador de manejo de la empresa Conducirte hasta el packaging de Mariana Huerta (productos alimenticios) o la remodelación de espacios de la Universidad y del Banco de La Pampa.
“En algunos casos llevamos adelante el producto o el prototipo como pasó con Conducirte que para nosotros fue un caso testigo de materialización de primera serie. Hicimos los primeros tres prototipos pese a que era algo complicado y con un presupuesto acotado. Cuando el cliente llega nosotros le presentamos las tres áreas bien diferenciadas: se hace el estudio del diseño y se resuelve si tenemos la posibilidad de hacerlo nosotros o si hacemos la gestión para que se haga. Si es mobiliario o herrería se encarga David con la fábrica donde hacemos el prototipo o maqueta. O si es en plástico se encarga Nacho. La variedad es muy amplia”, detalló Juan.

En el Banco.
Un crédito provincial en el marco de “Primer Emprendimiento” le dio la chance a los tres socios de adquirir una termoformadora, un espaldarazo para la empresa que, a tono con los tiempos de hoy, también vende a través de las redes sociales (Facebook e Instagram) además de la oficina física en la avenida Ameghino y de la página web (www.grupovetas.com).
“Recientemente estuvimos trabajando con el Banco de La Pampa en la remodelación de unas oficinas, de un salón de reuniones y un pasillo. Para nosotros fue una experiencia muy buena porque encontramos gente muy seria y responsable. Hicimos el diseño y avanzamos en el pliego así que por el nivel que representó ese proyecto y ese trabajo nos resultó algo muy motivador y que nos enriqueció personalmente y como empresa”, señaló Ignacio acerca de otras de las múltiples posibilidades que ofrece Vetas.
Otra institución pública de gran importancia para la provincia que buscó a los tres socios es la Universidad Nacional de La Pampa, con trabajos en el edificio central de la calle Gil y también para la sede de la Facultad de Ciencias Exactas.
“Hicimos la maqueta háptica, es un plano en 3 dimensiones desarrollado con texturas y relieves, ya habíamos hecho la de Exactas y ahora la del edificio principal que son cinco plantas. Es un laburo importante que a nosotros nos sirve mucho. Y en ese sentido valoramos el hecho de ser una empresa que tiene muchas posibilidades, podemos buscar en variadas alternativas así que eso nos da la chance de adaptarnos a lo que se vive o a lo que determina el mercado”, resaltaron los socios que, con un ejemplo, clarifican el concepto y traducen uno de los grandes problemas de las pymes locales en el marco del rumbo económico que el gobierno nacional marca para el país.
“Cuando salió el tema de los spinners (un juguete que fue un boom comercial entre los niños) tuvimos la chance de hacerlos nosotros, era impresionante lo que se vendía. Hasta que llegaron los chinos con lucecitas de colores, con diseños re modernos y claro, más baratos. Ahí se terminó todo”.
¿Y qué los diferencia en un mercado tan competitivo como la fabricación de muebles?
“Somos una empresa joven, que apuesta básicamente por la originalidad y la innovación. Siempre buscamos diseños exclusivos, que aporten elegancia y calidez al hogar o la oficina o lo que sea que el cliente busque y necesite. Ofrecemos un concepto novedoso en lo que es amoblamientos de interior”.
Trabajo en equipo y capacidad de encontrar alternativas, una combinación que hace honor al nombre elegido. “Haber elegido vetas nos representa, por un lado la profesión del diseño industrial y por otro la capacidad y experiencia de David en carpintería y muebles, nos engloba las dos cosas. Buscamos una línea en el diseño y veta es sinónimo de ese camino, de encontrarle siempre la veta a algo. Y por supuesto, con el trabajo en equipo”.

“Una experiencia excelente”
Grupo Vetas se identifica muy claramente con el empuje que distintos emprendedores le dan a la economía provincial. Y en ese marco los tres socios apostaron desde el inicio a estar en la vidriera más importante que tiene La Pampa a la hora de mostrar su producción: la Expo Pymes.
“Fuimos a la de 2013, a la de 2015 y a la de 2017, y creo que si miramos hacia atrás nos da la pauta de nuestro crecimiento. El año pasado quedamos realmente muy contentos, montamos un stand muy completo, de 9 metros, y pudimos establecer muchos contactos porque a la Expo no vamos a vender sino básicamente a hacer relaciones con nuestros potenciales clientes. Para nosotros es una experiencia excelente, que sirve mucho y te da chance de abrir el juego de tus productos porque te mostrás ante miles de personas y, por ende, te da la posibilidad de sumar clientes”.
Entre las posibilidades que ofrece Vetas a esos potenciales clientes está la tecnología propia para desarrollar elementos en plástico termoformado, impresión 3D, corte y fresado por control numérico computarizado entre otras tecnologías. “Nuestro objetivo es llevar adelante los productos desarrollados en el estudio de diseño, eso es un pilar estratégico en la producción local y eso es también lo que nos da la posibilidad de diferenciarnos en el mercado”.