Inicio La Pampa Desbarataron una banda

Desbarataron una banda

CAZADORES ILEGALES COMERCIALIZABAN CHORIZOS Y HAMBURGUESAS

La Brigada de Investigaciones de la UR-I realizó tres allanamientos y desbarató una banda que se dedicaba a la caza ilegal en campos aledaños a Santa Rosa y Toay. Los sospechosos se dedicaban a comercializar la carne, en cortes o procesada para hamburguesas y chorizos, en la ciudad, sin contar los correspondientes controles bromatológicos.
El objetivo se logró luego de un arduo trabajo, según informaron fuentes policiales a LA ARENA, que surgió semanas atrás cuando comenzaron a investigar de oficio «a un grupo de personas que se metían furtivamente a los campos, es una banda de entre cuatro y cinco personas, que cada día por medio salían a cazar, comúnmente en cotos de caza o campos privados, obviamente sin permiso».
«Son depredadores, no cazadores», deslizaron fuentes consultadas por este diario, y precisaron que su modus operandi era el siguiente: un vehículo los llevaba hasta el campo en cuestión, siempre en zonas aledañas a Santa Rosa y Toay, y luego los pasaban a buscar. «Ese auto lo secuestramos», contaron.

Carnicería clandestina.
Según precisaron, los sospechosos se dedicaban a cazar cualquier tipo de animal y, luego, «lo procesaban en chorizos y hamburguesas para su comercialización». Luego de recolectar toda esta información en el marco de la investigación, realizaron allanamientos donde encontraron y secuestraron diversos elementos.
Sin embargo, uno de los hechos que llamó la atención fue que en uno de los domicilios habían «montado una especie de carnicería, donde embutían y después lo comercializaban». Incluso, pudieron constatar que el lunes por la noche, pese a la pandemia, habían «carneado un chancho».

Allanamientos.
La Brigada de Investigación de la UR-I llevó a cabo los allanamientos procedimientos ayer, con colaboración de personal de la Seccional Segunda y de la División de Seguridad Rural. Uno de ellos ocurrió en la calle Estévez Boero al 30, donde secuestraron una bolsa con 65 vainas servidas calibre 3006, un chaleco táctico camuflado, dos cuchillos, una piedra de afilar, dos pancetas y una bondiola que estaban en cajas y cubiertas con sal, y un teléfono celular.
El otro procedimiento se realizó en una casa ubicada en la calle Tupungato al 700, donde los efectivos incautaron una carabina con mira telescópica, un caño de arma de fuego largo, municiones, tres cuchillos, un cargador, linternas, una balanza, una jeringa de acero de uso veterinario, una mochila, un GPS y un celular.
Además, secuestraron «seis tubos de carne tipo hamburguesas; seis bolsas de hamburguesas, tres bolsas de grasas; una bolsa de tripa, veintisiete bolsas de chorizos, un cuarto entero de carne animal, una paleta entera de carne, siete bolsas de cortes de carne varios y seis bolsas de chorizo». También incautaron un freezer, una ganchera de hierra, una embutidora manual, ocho ganchos con cordero, una cierra tres peines de picar carne, y una cuchilla, entre otros elementos necesarios para realizar dicha actividad.
En este domicilio también hallaron tres cabezas de ciervo y un antílope, por lo que al propietario se le inició una causa por infracción a la ley provincial 1194.

Tercer operativo.
Las averiguaciones llevaron a los investigadores a una vivienda ubicada sobre la calle Sergio López, donde también obtuvieron resultados positivos. Según precisaron, en el lugar se secuestró un cuchillo, una mira de caza, cuatro asta de ciervo, tres cuernos de animal, plumas de avestruz, municiones, un aire comprimido, un GPS, indumentaria, un estuche con catorce colmillos de jabalí, un celular y vainas servidas. En el domicilio también se secuestró un Toyota Corolla, que sería el que utilizaban para transportarse. Finalmente, las fuentes consultadas señalaron que los sospechosos fueron «notificados a disposición de la justicia».