Inicio La Pampa Descontaron días de huelga a empleados

Descontaron días de huelga a empleados

NO HAY AVANCES EN LA CONCILIACION POR EL CONFLICTO SALINERO EN PLANTA DE GENERAL SAN MARTIN

La firma Timbó descontó los días de huelga a los trabajadores que reclamaron durante 11 días por el despido de cuatro compañeros. Esta medida se tomó a pesar que están en medio de la conciliación obligatoria que dictó la Subsecretaría de Trabajo de la provincia.
A pocos días de vencer el plazo de la conciliación obligatoria dispuesta por la Subsecretaría de Trabajo de la provincia, en el conflicto desatado entre la empresa Timbó SA de General San Martín y sus empleados de planta luego del despido de cuatro trabajadores, no hubo avances y ahora le fueron descontados los días de huelga.
Hace unos días se informó que las partes no habían llegado a un acuerdo y que todo había quedado a la posibilidad de una nueva reunión, donde podrían ponerse de acuerdo e informar a la subsecretaría. Hasta la fecha ese encuentro no se ha realizado y la empresa sigue firme en sus convicciones de no reincorporar a los despedidos. Además, le ha descontado de su salario a los empleados los días (once) que mantuvieron el paro de actividades. Y como si fuera poco, los cuatro empleados oportunamente cesanteados y ahora en uso de licencia paga, mientras dure la conciliación, tampoco habrían cobrado el sueldo y aguinaldo.
Esto lo denunció el delegado gremial Gustavo Müller ante la Subsecretaría de Trabajo. «Lo denunciamos ante la subsecretaría, que la empresa les descontó los días de huelga a los trabajadores en el cobro del mes de junio. Creemos que eso no es lo que marca la ley. Al dictar la conciliación vuelve todo antes del inicio del conflicto», resaltó.

«Poca predisposición».
Consultado por LA ARENA, Müller confirmó que la empresa salinera le descontó los días de huelga a los trabajadores y la reunión a la que se había comprometido mantener para intentar llegar a un acuerdo a presentar en ese organismo, «hasta ahora no se realizó y los plazos de
la etapa de conciliación están próximos a vencer».
Tras criticar la falta de predisposición de la empresa en resolver la situación, dijo que siguen buscando de todas las maneras posible intentar reunirnos «para plantear nuestras ofertas, pero se hace difícil cuando la empresa no tiene predisposición», apuntó.
«Estamos esperando que se resuelva el descuento de lo días de huelga», indicó. De todas maneras advirtió que «en caso de no haber acuerdo, en asamblea la gente decidirá como seguirá la lucha» y que «no se descarta que se vuelva a un paro general».
Como ya se informó a través de este diario, durante la conciliación obligatoria se realizaron dos reuniones, en la primera cada uno planteó su posición y en la restante no se avanzó en nada, por lo que se acordó que las partes se reunirían fuera del ámbito de la subsecretaría para intentar destrabar el conflicto.
Pero en el medio hubo algunos cambios y licencias de representantes de la empresa y de hecho, los trabajadores piden un cambio de referente de la empresa para negociar, ya que para ellos se trata de «un conflicto social, ya que los despidos fueron por represalias y hostigamiento, porque son de público conocimiento las palabras del gerente de planta antes, durante y después de la conciliación, que prácticamente nos da la razón».

Piden la reincorporación.
La pretensión del gremio UOSA (Unión Obrera Salinera Argentina) y de los trabajadores es la
reincorporación de los empleados despedidos, que según su criterio, las dispuso como represalia a un acuerdo paritario que logró un incremento salarial, luego de una medida de fuerza de los trabajadores.
En medio del conflicto, el gerente de Timbó, Rodolfo Ressler, justificó los despidos a partir de la «codicia» del gremio que consiguió un «excesivo aumento» en la última paritaria del sector. «Ahora se rasgan las vestiduras», lanzó el directivo en un medio radial de la zona.