Inicio La Pampa "Desde febrero que no veo a mi familia y se extraña"

«Desde febrero que no veo a mi familia y se extraña»

JOVEN VIAJO DE LA PLATA A RANCUL EN BICICLETA

(Realicó) – El joven Juan Quispe, oriundo de Rancul y que cursa sus estudios de arquitectura en la ciudad de La Plata, Buenos Aires, recorrió alrededor de 700 kilómetros en bicicleta para reencontrase con sus familiares. La pandemia provocada por el Covid-19, la falta de transporte público y el elevado costo para alquilar un vehículo le hizo tomar la determinación de emprender viaje en una bicicleta para llegar al norte pampeano.

Quispe al culminar sus estudios secundarios partió desde Rancul para continuar una carrera universitaria en la ciudad de La Plata, Buenos Aires, donde cursa la carrera de arquitectura. Relató que la última visita a La Pampa fue en febrero del presente año, luego a consecuencia de la pandemia por el Coronavirus, y a partir del 20 de marzo cuando las autoridades gubernamentales suspendieron los servicios de transporte quedó varado en su domicilio platense.

Tras gestionar el permiso para viajar y luego de analizar el difícil panorama económico se animó a emprender el viaje. «Tomé el desafío de emprender el viaje en bicicleta, mucho esfuerzo físico pero con muchas ganas y además se sumaron varias historias gratas en el camino», relató.

El pampeano contó que salió un martes hace varias semanas desde La Plata y en los primeros minutos del pasado domingo llegó al hotel «Mamull Mapú» ubicado a la vera de la ruta nacional 188, y a escasos metros del acceso a Rancul. Ese es el destino donde tiene que realizar la cuarentena obligatoria.

«Fue un desafío personal, pero fui consciente del gran esfuerzo que tenía por delante y por ese motivo durante estos meses de cuarentena realice trabajos físicos para estar en buen estado de salud», agregó.

Consultado por las condiciones climáticas dijo que el viento le jugó a favor. «Me había propuesto un viaje en siete días pero como tuve mucho viento a favor la llegada se adelantó», explicó.

Recorrido.

Por la ruta nacional 5 la primera parada fue en la ciudad de Las Heras, luego Chivilcoy, para llegar hasta Junín, ya en la ruta nacional 188 directo a Rancul el último descanso fue el Coronel Granadas, distante a 200 kilómetros de Rancul donde lo espera la familia luego de cumplir con la cuarentena.

Quispe explicó que «esta fue la primera vez recorro tantos kilómetros en una bicicleta, estoy muy bien, me hizo bien estar tanto tiempo al aire libre, porque durante la cuarentena estuve encerrado en la ciudad sin poder hacer otras actividades. Además de emprender esta aventura, era reencontrarme con mi familia después de tantos meses».

En cuanto al viaje primero la preparación física, pero luego también llegó el momento de la estrategia, el recorrido, el peligro del andar en bicicleta en la ruta. «Tuve que construir unas alforjas para colocar en una parrilla, la carpa para el descanso, la alimentación, pero sobre todo la preparación mental. Sabía que tenía que tener el físico y la mente preparada porque cada día era peludear, comer, dormir y seguir el camino», detalló.

En su relato agregó que la llegada de la noche era toda una incógnita y un desafío, «la primera noche dormí a la orilla de la ruta, en un monte, con mucho miedo por ser el primer desafío, la primera experiencia, pero luego ya me instalaba en las estaciones de servicio, siempre con el barbijo, el protocolo de distanciamiento, lavado de manos. La gente fue muy buena, siempre predispuestas, a disposición, muchos me ofrecían de llevarme en camioneta, fue excelente la predisposición de todos y en todos los lugares», recordó.

Finalmente dijo que «desde febrero que no veo a mi familia, se extraña, se extraña la vida de pueblo, ver el horizonte, escuchar grillos a la noche. Hace alrededor de siete años que vivo en La Plata, uno se acostumbra a la ciudad pero se extrañan las cosas del pueblo. Ahora estaré uno meses en Rancul, regreso luego a La Plata para culminar los estudios y luego la idea es regresar a mi pueblo para aportar algo de mis conocimientos para el crecimiento de Rancul. Estudiar en una universidad pública te hace consciente del esfuerzo familiar, valorar la sociedad».