Inicio La Pampa Desinfectan cajeros

Desinfectan cajeros

Anticipándose a la concurrencia masiva a los cajeros automáticos, tras el pago de haberes y jubilaciones por parte del Estado provincial, el Banco de La Pampa y la Municipalidad de Santa Rosa llevaron adelante este lunes tareas de desinfección y limpieza en las principales sucursales que tiene la entidad bancaria en la capital pampeana. Según informaron, el efecto -de los productos aplicados- tendrá una duración de 48 horas.
La alta demanda en los cajeros automáticos, que son una postal que se repite cada fin y principio de mes, se da en un contexto totalmente atípico: en pleno aislamiento social, preventivo y obligatorio por la pandemia de coronavirus que tiene en alerta al mundo y nuestro país no es ajeno.
Ante este escenario, y entendiendo que estas sucursales pueden convertirse en un potencial foco de infección, el Banco de La Pampa junto a personal municipal -con mamelucos incluidos- montó un amplio operativo de desinfección para evitar una posible propagación del virus.
«Primero fumigamos el interior del cajero, con una solución que tiene una durabilidad de cerca de 48 horas, luego con alcohol diluido en agua (en un 70-30) desinfectamos los puntos de mayor contacto, como el teclado de la máquina, las pantallas y los tótem de Anses», explicó uno de los trabajadores encargados de la desinfección, quien remarcó: «También limpiamos los pisos y dejamos un alcohol en gel».

«Está muy bien».
La medida fue celebrada por los usuarios que, en ese momento, se encontraban haciendo fila en el cajero ubicado detrás del Hospital Provincial Lucio Molas. «Esta muy bien que se haga esto, aunque haya pocos casos en La Pampa, uno no se puede dejar estar», precisó un cliente que se encontraba en ese momento aguardando para hacer un depósito bancario.
«Hay que tomar los recaudos necesarios, si estos lugares están abiertos para el público, lo deberían hacer seguido. Mucha gente, en especial jubilados, abuelos, vienen a retirar plata. Es una forma de prevenir y cuidarlos», agregó una mujer, que venía a retirar dinero.

A usar el débito.
Una de las reflexiones que tuvo la aparición del Covid-19, en relación con el sistema bancario y la economía, es la importancia del uso de las tarjetas de débito para realizar las compras cotidianas y en el pago de los servicios. Por otra parte, también motiva a los comercios -y algunas actividades como las inmobiliarias- a bancarizarse.
Es que, ante la imposibilidad en muchos casos del pago en efectivo, el uso de estas alternativas de pago -débito, crédito o transferencias bancarias- no solo ahorraría tiempo, sino que en estos tiempo de crisis sanitaria ayudan a evitar el contacto social y prevenir así los contagios.

Retiros sin tarjeta.
Debido a que muchos beneficiarios del Anses, como jubilados, pensionados o quienes cobran alguna asignación, no disponen del plástico, el organismo estatal dispuso una medida de retiro de dinero para estas personas. Según explicaron desde la entidad, se puede realizar a través de un trámite no presencial en los tótem -o terminales- que tienen en los cajeros. Allí, ingresando el número del DNI y con la huella dactilar, se puede solicitar el retiro de dinero.
«Te piden esos datos, de ahí ingresas a ‘Otros trámites’, pones la opción de extracciones y pones el monto que queres sacar. La terminal te da un papel, con un código, con el cual vas al cajero, ingresás los datos que tiene el papel y te da el dinero», explicó una mujer, que estaba esperando para realizar este trámite.