Inicio La Pampa Despidieron al bombero fallecido

Despidieron al bombero fallecido

RIO COLORADO: IBA A COMBATIR UN INCENDIO Y EL VEHICULO VOLCO

La comunidad de Río Colorado y La Adela, a quienes se sumaron delegaciones de Bomberos Voluntarios de la región, en la mañana del domingo despidieron al bombero Mario Jesús Rubio, quien falleciera el sábado cuando volcó el vehículo, en el que una dotación concurría a mitigar un incendio. Hay otro voluntario que lucha por su vida en el hospital Zatti de Viedma. El gobernador Alberto Weretilneck lo despidió, mientas la senadora opositora Magdalena Odarda reclamó «atención sanitaria integral» para los servidores públicos.
Con las horas comenzaron a salir detalles de la investigación del siniestro. El diario Río Negro señala que el sábado después de mediodía una dotación con seis hombres salió desde el Cuartel Central hacia la zona rural identificada como el Lote 13 en cercanías del Meridiano Quinto, límite entre Río Negro, La Pampa y Buenos Aires. El grupo volvía a la zona donde una semana atrás había trabajado en un hecho similar donde el fuego había consumido unas 30.000 hectáreas de monte.
La dotación estaba integrada por los cabos Mario Rubio, Martín Opaso, Jonathan Uribe, el agente José Luis Meza, y los sargentos primeros Raúl Salvador Giménez y Alberto Uribe, quienes se trasladaban en el camión hidrante Scam Forestal 4 x 4. El vehículo volcó en medio del camino y Rubio falleció como consecuencia de los golpes recibidos. Por su parte, Meza fue derivado al hospital Zatti de Viedma con traumatismos de cráneo, pérdida de conocimiento y lesiones en un pulmón; quien en las últimas horas fue intervenido quirúrgicamente por hemorragias internas. Mientras que Giménez y Alberto Uribe habían sido derivados al nosocomio de Río Colorado, y Jonathan Uribe y Opaso se encontraban sin lesiones graves.

Con honores.
La despedida de Rubio, que tenía 45 años y era padre de varios hijos, fue conmovedora y envuelta en un sentimiento de respeto y agradecimiento. Gran parte de la comunidad y cientos de bomberos, que llegaron de distintos cuarteles rionegrinos, acompañaron el ritual con escenas de mucho dolor, junto a familiares y amigos de las víctimas.
El cortejo fúnebre salió de la casa de sepelios con rumbo al cuartel central, donde lo esperaban todos los compañeros de Rubio, quienes le hicieron la guardia de honor y el tradicional toque de sirena. Posteriormente la extensa columna partió hasta la necrópolis local, para el reposo de los restos del reconocido bombero de Río Colorado.