Despidos: 3.570 telegramas

DATOS DEL CORREO ARGENTINO EN SANTA ROSA

Según datos obtenidos en el Correo Argentino en los primeros cinco meses del año se contabilizaron 3.570 telegramas de despido desde sectores privados y más de 1.540 suspensiones. El 60% de esas cesantías se registraron en la construcción, servicio doméstico y empleados de comercio.
JUAN JOSE REYES
Con observar los mostradores del Correo Argentino en Santa Rosa llaman la atención las largas colas existentes. Lo curioso que no es para despachar cartas o para enviar encomiendas sino para contestar los telegramas de despido, cuestión que se agravó más en la última semana por los despidos en Calzar.
Además, se observa gente completando los formularios de Telegrama Ley 23789 para comunicaciones de renuncia, de ausencia u otro tipo de conflicto laboral o de ART. Realmente una situación por demás preocupante.
Para tener noción del delicado estado que atraviesa la provincia, solo falta saber que la conflictividad laboral generada por la crisis económica, en La Pampa, hizo que se multiplicaran por cinco las audiencias por despidos irregulares según la propia Subsecretaría de Trabajo, a cargo de Marcelo Pedehontaá. El funcionario afirmó días atrás que “se pasó de siete audiencias semanales a cinco diarias en Santa Rosa y tres en General Pico”.
De los 3.570 telegramas de despido en el sector privado, más de mil casos son obreros de la construcción representados por la Unión Obrera de la Construcción (Uocra). Según el gremio la desocupación del sector llega al 40% y si no fuera por las obras de mitigación en la capital pampeana la situación sería desesperante.
Además se mantienen en alerta por nuevos despidos luego de que las empresas contratistas han informado que ciertas obras públicas nacionales se han detenido, a pesar de que en nuestra provincia poco y nada hay.
Lo concreto es que el impacto de la parálisis de la viviendas Fonavi golpea de lleno a las 20 firmas contratistas nucleadas en la delegación local de la Cámara Argentina de la Construcción.
Sin embargo no solo las actividades de la construcción son las más afectadas aquí, también golpea al comercio, supermercados y servicios tanto en Santa Rosa como Pico, que también incluye a las petroleras en 25 de Mayo. Empresas claves como Calzar, Chevallier, Cargill, OCA y la mayoría de los supermercados han comenzado a achicar personal.
Otro dato preocupante, que agrava la crisis en la provincia, es el aumento del trabajo no registrado -en negro- y el fuerte incremento semana a semana de la presentación de trabajadores por el no cobro de indemnización o acuerdos -poniendo fin a la relación contractual laboral- los cuales no tienen ningún tipo de legalidad jurídica.

Ajuste en Nación.
El ajuste entre los trabajadores estatales nacionales también impacta de lleno en el territorio pampeano, a pesar del pequeño núcleo de empleados que desarrollan tareas en la provincia. Ya se conoce la ingente cantidad de telegramas, intimaciones, jubilaciones anticipadas y retiros que siguen apareciendo aunque se las quiera negar.
Ya hay despidos de contratados en el distrito 21 de la Dirección Nacional de Vialidad (entre 50 y 100 telegramas). Lo mismo ocurre con los despidos ya programados en organismos descentralizados que dependen políticamente del Ministerio de Agroindustria como el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) y el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentarias (Senasa).
Lo concreto es que la reducción del personal contratado y la eliminación de diversos programas, en general, de perfil y abordaje territorial es el objetivo declarado del Gobierno para ir eliminando unos 70 mil contratos temporarios que se renuevan todos los años en todo el país.