Inicio La Pampa Detienen a la sospechosa de cometer estafas en La Pampa

Detienen a la sospechosa de cometer estafas en La Pampa

GENERAL PICO: SE RADICARON 36 DENUNCIAS

Una mujer fue detenida en la provincia de Buenos Aires, acusada de haber realizado múltiples estafas a vecinos del norte pampeano, en la venta de teléfonos celulares. La información fue confirmada por fuentes oficiales consultadas por LA ARENA.
La detención se concretó en la ciudad de Azul. Más de una treintena de vecinos pampeanos denunciaron hace un par de semanas, haber sido estafados en la venta de teléfonos celulares. La maniobra consistía en la venta de teléfonos a precios muy accesibles, dado que ofertaban una promoción de dos celulares al precio de uno y en cuotas. Para ello, el interesado debía hacer un depósito previo, con la promesa que en los próximos días le llegaría el aparato. Además, esta banda de estafadores reclutó a vendedores locales, a los cuales también estafó. Les ofrecía una comisión por las ventas, y una vez que depositaran todo el dinero cobrado en una cuenta bancaria, recibirían los teléfonos y la comisión. Sin embargo, al igual que los y las clientas, también fueron estafados y no cobraron el dinero prometido.
El fiscal general Armando Agüero confirmó que sobre los sospechosos pesan unas 36 denuncias, por un monto total de 712 mil pesos.
El trabajo en conjunto entre la Fiscalía General y la Brigada de Investigaciones a cargo de la comisaria Vanina Fileni, permitió la detención de una de las integrantes de esta banda delictiva, en la localidad bonaerense de Azul. La sospechosa será trasladada hoy a los Tribunales piquenses, donde será indagada en sede fiscal y, luego, se le formalizará la Investigación Fiscal Preparatoria.

Teléfonos.
Los hechos salieron a la luz a fines del mes pasado, y damnificaron a vecinos de las localidades del norte pampeano, como Rancul, Parera, Embajador Martini, General Pico e Intendente Alvear. Las estafas se hicieron mediante un perfil falso en las redes sociales, a través del cual, ofrecían varios modelos de teléfonos a precios promocionales y atractivos, y mediante el pago de una «seña podían cerrar la operación.
Según surgió de la investigación, los damnificados depositaron a modo de adelanto, sumas que van de los 4.000 a los 8.000 pesos. Luego de algunas semanas, y ante la demora en la llegada de los teléfonos, los compradores comenzaron a sospechar. Luego notaron que el perfil de Facebook desde el que se ofrecían las promociones, había sido bloqueado, como así también el número telefónico de contacto que los estafadores le habían dado a los revendedores. Así se dieron cuenta que habían sido estafados, y comenzaron a denunciar en forma masiva en diferentes dependencias policiales.