Inicio La Pampa Detenidos por llevar una vaquillona faenada en el asiento

Detenidos por llevar una vaquillona faenada en el asiento

LLEVABAN VAQUILLONA EN UN ASIENTO

Personal de la Agencia de Investigación Científica (AIC), dependiente de la Procuración General de La Pampa, se constituyó el miércoles a la tarde en Winifreda para proceder a la apertura de un vehículo estacionado frente a la comisaría y retiró de su interior una vaquillona faenada y trozada. El rodado permanece secuestrado desde el martes a la noche cuando fue interceptado con dos ocupantes, que circulaban con las luces apagadas por un camino vecinal.
Los uniformados decidieron detenerlo y verificaron que llevaba un vacuno faenado y trozado en el asiento trasero. Los dos hombres, nativos de Santa Rosa, fueron demorados junto a un presunto cómplice: el encargado del campo donde mataron al vacuno. Durante la mañana de ayer, prestaron declaración indagatoria ante el fiscal interviniente en la causa judicial caratulada «Hurto de Ganado Mayor» y quedaron en libertad.
El oficial inspector Rubén Viale, informó a LA ARENA que «el martes a las 23, la patrulla rural estaba haciendo recorridas y controles cuando intercepta un Fiat Palio, que se conducía a oscuras por un camino vecinal. Los policías de turno proceden a detenerlo y a simple vista constatan que llevaba carne vacuna en su parte trasera».
En el vehículo iban dos personas mayores de edad de Santa Rosa. En principio manifestaron que los cortes cárnicos se los habían comprado al encargado de un campo ubicado a unos 25 kilómetros al sureste de Winifreda. «Por tal motivo se ubica a su dueño, el cual nos asegura que no había autorizado ninguna venta de ganado. Ante esto, se buscó al encargado del predio damnificado y los tres masculinos fueron trasladados a la comisaría en calidad de demorados», señaló. Los efectivos establecieron que los santarroseños mataron al animal de un disparo con un arma de fuego.
El miércoles a la tarde, la Justicia envió al personal de la AIC para que proceda a la apertura del rodado secuestrado. Los especialistas trabajaron con chalecos, guantes y sobre todo con barbijos dado que un olor nauseabundo salía del interior del habitáculo donde estaba la vaquillona trozada en cuatro partes. El animal fue reconocido por el propietario del establecimiento afectado, quien presenció las actuaciones junto a testigos. Los cortes malolientes fueron cargados a una pala municipal y trasladados al basurero para su incineración. Los implicados, fueron liberados y quedaron a disposición de la Justicia.