Inicio La Pampa Detuvieron a hombre acusado

Detuvieron a hombre acusado

CASA DE PIEDRA: EL CUERPO HALLADO ERA DE UNA MUJER

La ciudad de General Roca y la zona de Casa de Piedra fueron conmocionadas por un caso policial. En la madrugada del jueves un joven denunció que un hombre había secuestrado a su pareja, Javier Alejandro Videla, un empleado judicial de 43 años, y que intentó asesinarlo mediante varios disparos. La policía logró detener al acusado en un puesto cercano a Casa de Piedra del lado rionegrino, pero, además, en el lugar hallaron un cadáver desmembrado. Creen que es el cuerpo de una mujer.

Testigo clave.
El diario Río Negro logró entrevistar al testigo clave del caso, quien relató su experiencia. Se trata del joven Julio César Sánchez, de 30 años, quien es la pareja de Videla, y radicó la denuncia que disparó la búsqueda del empleado judicial.

Julio aseguró al Río Negro que un hombre Antonio Gregorio Colicheo, de 31 años, que se desempeña como «mecánico», habría secuestrado a Videla. Señaló que el miércoles cerca de las 21, Colicheo se acercó al domicilio donde convive con Videla. «Hace un mes no teníamos comunicación con él porque estaba arreglando el auto de la hermana de Javier», detalló, confirmando que lo conocían.

Relató que Videla y el supuesto mecánico se fueron en el vehículo del hombre de 43 años que está desaparecido, un Chevrolet Vectra azul. Una hora después «apareció Colicheo solo en el auto, me preguntó si Javier había llegado y se fue», mencionó Julio.

Luego a la media hora volvió otra vez Colicheo en el auto, apagó el motor pero no se bajó nadie. «Tocó bocina y bajé a ver y le pregunté por Javier. Me dijo que no sabía, trató de sacar algo de auto y me dijo subí». En ese momento el joven dijo que escuchó a su pareja Javier gritar desde el interior del rodado que tiene vidrios polarizados y que le advirtió: «Julito no te subas, corré».

«Cuando voy para el departamento, Colicheo me disparó dos veces con un arma y los impactos dieron en la puerta del departamento», reveló, señalando como prueba dos impactos de bala en la puerta de acceso a la altura de la cabeza. Julio aseguró que nunca habían tenido un problema con el mecánico ni había mostrado un comportamiento extraño. Posteriormente hallaron el Vectra estacionado a una cuadra del departamento.

Una mujer.
En tanto personal policial, de varias áreas, incluso de canes, se movilizaron. Y en horas de la tarde, luego de la denuncia de un puestero, hallaron a Colicheo durmiendo en el interior del auto que le estaba reparando a la hermana del desaparecido, estacionado en un puesto cercano al dique de Casa de Piedra. Al sujeto le hallaron una pistola que había sido robada a un policía de Neuquén.

Pero, para complicar la situación, los investigadores se llevaron una sorpresa porque hallaron el cadáver aparentemente de una mujer -aunque había dudas- , a la que no pudieron identificar por el estado de desmembramiento. No obstante peritos trabajaban, y trascendió que tendría un disparo en la cabeza.

Pericias y allanamientos.
También periciaron el Vectra de Videla, y en su interior hallaron tres vainas servidas de pistola 9 mm, la marca de un balazo, manchas rojizas, signos de violencia y los anteojos de Videla. Del mismo modo los peritos trabajaron sobre un Chevrolet Ágile que hallaron en Casa de Piedra, en el que se habría movilizado el secuestrador. Por su parte, allanaron la vivienda de Colicheo en un barrio cercano al paraje Paso Córdoba, a la vera del río Negro. Allí los perros marcaron rastros que confirmarían la presencia del secuestrado.

En tanto, la Justicia avanzó en una audiencia donde la jueza Natalia González aceptó la acusación del fiscal Luciano Garrido, imputándole a Colicheo los delitos de «homicidio en grado de tentativa agravado por el uso de arma de fuego, en concurso real con portación de arma de guerra sin la debida autorización», esto es en relación a la agresión a Julio Sánchez. Y también, por la desaparición de Videla, lo acusaron de «privación ilegítima de la libertad agravada». El hombre se negó a declarar. Además le impusieron una prisión preventiva por seis meses.