Devolvió una billetera

LOABLE GESTO DE DESOCUPADO

Raúl Geuna vive en la localidad de San Eduardo, provincia de Santa Fe, y la semana pasada se quedó sin trabajo tras el recorte de personal efectuado por la empresa metalúrgica en la que trabajaba. Su historia tomó un golpe de timón, no por ser un desempleado más, sino por un gesto que conmovió y que se conoció a través de las redes sociales.
“Pasó en Venado Tuerto en realidad: iba caminando por la calle San Martín, casi Alvear, cuando me encontré una billetera con nueve mil pesos adentro”, dijo Raúl a LA ARENA web.
Con el ánimo por el piso, y las esperanzas un poco caídas, el hombre volvió a su casa, donde lo esperaban su mujer y sus tres hijos. Prendió la computadora, le sacó una foto a la billetera con el dinero, se guardó algún dato, y subió la foto a su perfil en la red Facebook.
“Encontré esta billetera en San Martín, tiene casi un sueldo, me puse en el lugar del que la perdió, y como estamos hoy en día, me imagino cómo puede estar el dueño: tiene una medallita y algo más pero ninguna tarjeta, nada”, posteó Raúl.
La publicación se hizo viral y llegó hasta los medios de comunicación de la zona. Fue compartida más de 113.000 veces. Pasaron las horas, todo el mundo viralizaba la imagen, y a su vez felicitaba a Geuna que, en otras publicaciones aparte, manifestaba su deseo de encontrar trabajo.
“La hija del dueño se enteró, se lo contó al padre, y me llamó por teléfono: le pregunté sobre un anillo con iniciales, que a propósito no publiqué, y coincidió todo: nos reímos un rato, le hice chistes, y cuando llegó a mi casa y lo vi… me partió el alma”, sostuvo Raúl.
El dueño era un hombre “humilde” y ese era un adelanto de sueldo. “Era un adelanto que tenía para pagar el alquiler, hoy por hoy escuchar a mi hija decirme que lo que hice fue un ‘gesto’ me rompe el corazón”, se emocionó el hombre. Reconoció que si llega a perder su billetera con su sueldo “no sé qué haría”.
-¿Te quedaste sin trabajo, no?
-Así es. Fue la semana pasada. Ahora estoy haciendo mi currículum para repartir y ver qué pasa. Me echaron sin causa, hicieron un recorte, de empleados de seis años para abajo, y me tocó a mí. Son cosas que pasan. Ahora a ponerle el pecho, a salir adelante, espero tener suerte.
Raúl saludó, agradeció, recordó que lo llamaron de medios de Córdoba y de Viedma, y culminó su relato al decir que “todavía hay gente buena en el mundo”. El… lo personificó.