Di Nápoli pide cambios en Seguridad

EX DIPUTADO QUIERE CIVILES AL FRENTE DE LA POLICIA PROVINCIAL

El ex diputado provincial destacó la salida de Tierno y la asunción de González en la cartera de Seguridad. Insistió con la creación de un sistema de seguridad pública y una reforma en la ley policial.
Luciano Di Nápoli, referente del kirchnerismo local, se mostró “conforme” con el cambio de ministro de Seguridad y esperanzado en que el espíritu del proyecto de creación de un sistema de seguridad pública y de reforma de la ley de la Policía pampeana, que presentó en 2012 como diputado provincial, se implemente en la gestión de Julio González.
Sobre la salida de Juan Carlos Tierno, el abogado dijo que “no puedo más que compartirla” porque “siempre tuve mis diferencias con el accionar autoritario del ex ministro, algo que ya se advertía, y por lo que fue condenado en 2014 por su gestión como intendente”.
Además, destacó la designación de González: “Su personalidad me lleva a esperar que su gestión sea diametralmente opuesta a la anterior y en sus primeras acciones ya demostró una apertura que se asemeja mucho más al espíritu que creo debe orientar toda política de seguridad, basada fundamentalmente en el respeto a los ciudadanos”.

-¿La designación de un ex intendente beneficia la relación del Ministerio de Seguridad con los jefes comunales?

– Sí, y en eso parece que basará su gestión porque además lo esperan los propios intendentes que lo acompañaron en su asunción dando muestras de su confianza en que los tendrán más en cuenta. También la experiencia en la gestión municipal lo va a ayudar al nuevo ministro porque ya conoce los problemas que hay en la calle.

-¿Qué tipo de Policía precisa la provincia?

-Siempre manifesté que tenemos una muy buena policía, que es un oasis dentro del contexto nacional con diferentes males endémicos en las fuerzas de seguridad. Sin embargo, también creo que hay mucho para mejorar y profesionalizarla. En principio tiene que dejar de regirse por una ley de la dictadura, que es vetusta y a razón de los cambios sociales, es un deber legislar modernamente, dándole también mayores derechos y beneficios a los agentes.

-Usted presentó un proyecto de reforma de la Ley de la Policía, ¿por qué entiende que un civil debe estar a cargo de la fuerza?

-Así es, incluso proponíamos civiles a cargo de cada una de las regionales, pero era un proyecto de ley integral que sienta las bases jurídicas e institucionales fundamentales de un Sistema Público de Seguridad, con una coordinación permanente y un mejoramiento de todos los actores que intervienen en la problemática. Era una ley muy beneficiosa para la policía y la ciudadanía, y ambiciosa porque terminaba incluso con arbitrariedades dentro de la fuerza como eran el sistema de ascensos y el régimen disciplinario.

-¿Qué otros beneficios se proponían en aquella iniciativa?

-Se creaba una Auditoría General de Asuntos Internos para planificar y conducir las acciones tendientes a prevenir, identificar, investigar y sancionar conductas vinculadas con la actuación del personal dependiente del Estado provincial; unificaba los escalafones policiales, para terminar con los policías de primera y de segunda e introducíamos la perspectiva de género en la formación, organización y conducción de la fuerza, dado el notorio déficit que la institución tiene en la temática. También creábamos un Comité de Evaluación para los ascensos de la fuerza policial, y se diseñaba un programa de protección de denunciantes y testigos.