Inicio La Pampa Dictan conciliación obligatoria

Dictan conciliación obligatoria

TRABAJO TERCIO EN CONFLICTO ENTRE LA COOSPU Y LUZ Y FUERZA

(25 de Mayo) – Luego de algo más de un mes de conflicto, el lunes el área de Relaciones Laborales del Gobierno provincial actuó de oficio y dictó la conciliación obligatoria entre la cooperativa de servicios públicos de 25 de Mayo (Coospu) y el personal de Luz y Fuerza, quienes debieron retornar a los puestos de trabajo. Dirigentes de la entidad solidaria y el gremio adelantaron que la primera reunión para limar diferencias se realizará el viernes.
Las diferencias de Luz y Fuerza La Pampa con el Consejo de Administración de la Coospu no es un tema nuevo. En agosto del año pasado hubo una medida de fuerza planteada por la peligrosidad de postes y elementos de la red eléctrica «por falta de inversión y mantenimiento», y también por «precariedad laboral y malas condiciones de seguridad e higiene».
Esa tensa relación resurgió a principios de marzo cuando desde la Coospu no renovaron el contrato al ingeniero Gino Doroni. Esto, para el gremio, fue la chispa que hizo estallar un nuevo conflicto. Nuevamente volvieron a cruzarse acusaciones el gremialista Julio Acosta y el presidente del Consejo de la Coospu, Daniel Urquiza.
Luciano Vuillermin, el delegado local de LyF, explicó el reclamo gremial. «Doroni hizo lo que la Coospu no hizo en 30 años. Con él podemos tener un norte para darle soluciones de fondo a los problemas de siempre. Les pedimos a los integrantes del Consejo de Administración reflexionen y nos escuchen. Lo que reclamamos es lo mejor para la sociedad, los trabajadores y para ellos también. Tenemos nuestros derechos y los vamos a defender con las armas que tenemos», sostuvo.
Por su parte desde la Coospu afirman que Doroni no es un empleado permanente sino un contratado al que se le venció el contrato y decidieron no renovarle. El argumento es que «no cumplió con las expectativas laborales encomendadas».

Más cruces.
Una vez conocida la cautelar de Trabajo, nuevamente dirigentes de la Coospu y Luz y Fuerza colisionaron públicamente. Ayer a la mañana, a través de la radio municipal, el dirigente gremial Julio Acosta lanzó críticas sobre el Concejo de Administración y hasta dejó un manto de duda sobre el destino de la recaudación de la entidad solidaria, agregando que la deuda se había duplicado respecto de la gestión anterior.
A su turno, Urquiza desmintió la acusación y aportó números. «Encontramos la cooperativa fundida con más de 100 millones de pesos de deuda y un pasivo de más de $48 millones. Tuvimos que refundar la cooperativa que no se recibe ningún subsidio, se solventa con lo que cada socio paga por su factura», explicó.
«Se refinanció la deuda a 10 años por 60 millones de pesos. Hoy la deuda que pagamos, a abril, está en los 40 millones de pesos, que hemos cancelado. Eso representa cuatro meses de facturado de APE. La deuda nuestra anda en alrededor de 6 millones de pesos», afirmó Urquiza desmintiendo a Acosta.

¿Solución?
Acosta dejó entrever que no van a ceder en su reclamo, y acusó de intransigentes a la patronal de Coospu. Por su parte desde la entidad se mantienen en su postura lo que hace que hoy, las diferencias luzcan lejos de reconciliación.
Por lo pronto, durante 15 días hay conciliación obligatoria, prorrogable por 15 más. Esto significa que el gremio no puede continuar la medida de fuerza, y tampoco la Coospu tomar medidas disciplinarias con los trabajadores.