Inicio La Pampa Dictan pena en suspenso a una empleada infiel

Dictan pena en suspenso a una empleada infiel

MARTINI: SUSTRAJO 751 MIL PESOS

Un Tribunal Colegiado compuesto por los jueces Marcelo Pagano, Federico Pellegrino y María José Gianinetto, condenó ayer al mediodía a la pena de dos años y seis meses de prisión de ejecución condicional, a una ex empleada de la Cooperativa Agrícola de Embajador Martini, a la que le generó un perjuicio económico de 750 mil pesos. Los magistrados condenaron a Delia Amalia González Miranda (33), por considerarla autora material del delito de «Administración fraudulenta», en tres hechos, como delito continuado, en concurso real.
Además le impusieron como regla de conducta, lo obligación de fijar domicilio y no ausentarse o modificarlo, sin previo aviso al Juez de Ejecución.
La sentencia fue dictada en el marco a consecuencia de un Acuerdo de Juicio Abreviado, convenido por el fiscal general Armando Agüero; el defensor particular, Fernando David Guevara, y la propia imputada. En tanto, Rubén Hécker, apoderado de la entidad, prestó conformidad con los términos del Acuerdo.
Al momento de dictar sentencia, el Tribunal tuvo en cuenta como circunstancia agravante, la extensión del daño causado, y como atenuantes la juventud de la acusada y la inexistencia de antecedentes condenatorios.
La Cooperativa no recuperó nunca el dinero que González Miranda sustrajo, mediante diferentes modalidades, el tiempo que trabajó para la Cooperativa.

Maniobras delictivas.
Los jueces dieron por acreditado que la mujer (que se desempeñó durante dos años como administradora de las cuentas corrientes internas de la Cooperativa Agropecuaria), realizó 206 operaciones irregulares, mediante las cuales se hizo de una suma total de 751.450 pesos.
Con los elementos recabados durante el proceso se acreditó que en reiteradas oportunidades la imputada transfirió fondos de las cuentas de la Cooperativa hacia sus cuentas privadas. Luego borraba esos movimientos del sistema.
Además se comprobó que de la caja retiró dinero y cheques, y «después borró la contabilización de ese débito, de modo que aparecía como no debiéndole nada a la Cooperativa, haciendo jugar eso con otras cuentas contables de la empresa, apareciendo esas sumas como gastos de la entidad». Bajo esta modalidad, realizó 90 maniobras, por un monto total de 240.858 pesos.
Además, «en reiteradas oportunidades generó créditos en sus cuentas corrientes particulares de la cooperativa (tanto de ahorro como plazo fijo), y los asentó en cuentas contables de gastos de dicha persona jurídica, por sistema informático». De esta manera, «generaba créditos inexistentes, inflando el saldo de su cuenta particular en la Cooperativa». Esto lo realizó durante 73 oportunidades desde una cuenta, por una suma de 319.377,08 pesos; otros 36 movimientos desde otra cuenta, por un total de 188.014,43 pesos.
En diciembre de 2017, Hecker radicó una denuncia contra González Miranda, por el faltante del dinero, y el 8 de octubre del año anterior, la jueza de control Jimena Cardoso, le formalizó la Investigación Fiscal Preparatoria por la figura de Administración Fraudulenta en tres hechos.
Durante la investigación, se requirió información de las cuentas bancarias de la entidad damnificada, y se ordenó una pericia que determinó las maniobras usadas para la sustracción de los fondos.