Inicio La Pampa "Dios tenía esto preparado para mí"

«Dios tenía esto preparado para mí»

JUAN CRUZ BARTON A CASI CUATRO MESES DE SUFRIR DOS INFARTOS Y MUERTE SUBITA DIO EL BATACAZO EN INTENDENTE ALVEAR

«Dios es muy grande. Al menos yo soy muy creyente. Tuve dos infartos y muerte súbita dentro de un hospital (el Gobernador Centeno de General Pico) con un desfibrilador al lado. De esto hace exactamente 114 días y en ese momento todos especularon que no iba a llegar o que no me iba a presentar» en las elecciones, destacó el jefe comunal electo de Intendente Alvear, Juan Cruz Barton.
El entrevistado encabezó la lista del Frente Justicialista Pampeano (Frejupa) que derrotó a la lista del Frente Vecinal Alvearense (Freveal) que lideró el actual intendente Francisco Traverso, después de 16 años de gobierno de la junta vecinalista vinculada con Cambiemos en la localidad norteña.
«Estamos muy felices porque pudimos recuperar un bastión importante como Intendente Alvear, y fue una jornada donde pudimos revertir una historia adversa, la gente volvió a la Unidad Básica y disfrutó de los festejos», destacó Barton en una comunicación con Radio DON.
«Ahora tenemos que armar un gabinete, para lo cual tengo algo en mente. Pero, no puedo fallar en Obras Públicas, Finanzas y el secretario de Gobierno, porque no me pudo llevar a nadie puesto y tenemos que realizar gestión acorde a las expectativas de la sociedad», anticipó.

«Se nos muere».
La historia de Barton es prácticamente como el Ave Fénix, que resurgió -figurativamente- de sus propias cenizas. Barton salió -el 31 de enero- de su casa rumbo a General Pico para trasladar «a vecinos» que tenían que realizar trámites en el Hospital Gobernador Centeno de General Pico.
«Estaba con ellos cuando me empiezo a sentir mal. Busqué una cama para ver si era (un malestar) pasajero. Estaba con mi mujer (Analía Rodríguez Fama) porque entraba a hacer guardia (en el centro asistencial). Como vimos que no era pasajero, fuimos a la guardia con el dolor de pecho y Analía le pide a las enfermeras que me hagan un electrocardiograma, que
obviamente salió mal. Entonces le pido que le avise a la gente que busquen algo para volver a Intendente Alvear porque lo mío iba a ser para rato», recordó Barton.
La jornada marcaría un antes y un después en su vida. Y su vida pendía «de un hilo», como se dice habitualmente. «Cuando volvió mi esposa ya estaban (los médicos) a los planchazos con el desfibrilador; los cardiólogos trabajan arriba mío, y ella vivió un momento tremendo porque escuchaba: ‘Se nos muere, se nos muere'», detalló.
«El que menos sentí fui yo, porque se me apagó la computadora un jueves y el martes siguiente se me reinició. Fueron horas muy complicadas porque me tuvieron que llevar a Santa Rosa y no sabían si llegaba. Pero, bueno seguramente Dios me dejó acá porque me tenía esto preparado», relató -emocionado- Barton. «Tuve dos infartos y muerte súbita y no me quedaron secuelas. Cero secuelas. Pude llevar adelante una muy buena campaña», resaltó.

«La final del mundo».
«Cuando iba a salir de la clínica les dije a los médicos que el 19 de mayo tenía que jugar la final del Mundo y necesitaba que me preparen para eso, porque no me iba a bajar (de la candidatura). Y les pedí que me cuiden porque era lo aspire toda la vida, y por eso les solicité que me indiquen qué tenía que hacer para llegar óptimo» a los comicios del domingo, recordó el jefe comunal electo en la localidad norteña.
«Si sacamos (con mi familia) adelante esa situación, mirá si no iba a encarar esto. Si el gobernador Carlos Verna con su enfermedad todavía tiene las ganas y el valor de seguir adelante, mirá si yo que quedé bien no iba a seguir adelante», destacó.
«Y dentro de todo lo malo -continuó-, la fecha donde me infarté me permitió cuidarme 40 ó 45 días para recuperarme y salir -post infarto- a la campaña proselitista para pelearla a muerte. Todos dudaron de mi candidatura, pero en mi familia sabían que no me bajaba ni loco de este barco».
El 10 de febrero Bartón regresó a su casa y se reunió con su equipo de trabajo. «Les dije que no me iba a bajar de la candidatura y les pedí que me cuiden cuando me paso de rosca o paso más horas de trabajo de las correspondientes, y eso no era bueno para mí», recordó.

Las claves del contundente triunfo.
Barton analizó «las claves» del triunfo del Frejupa en Intendente Alvear, reconociendo que «no tenía pensado que iban a ser así los resultados». «Nuestros cómputos eran de una diferencia de 300 votos, pero terminamos con una diferencia de más de 600 votos» admitió.
«Hay varios motivos por los cuales nos tocará ser gobierno desde el 10 de diciembre», dijo. Y detalló que el Freveal después de 16 años de gobierno tuvo «un desgaste importante»; pero también el Frejupa armó «un equipo de trabajo impecable» con personas idóneas «en cada área» para «conformar una plataforma electoral sin grandes proyectos, pero con iniciativas necesarias para el pueblo».
«Como ya terminó la campaña no quiero hablar mal del Freveal, pero le mintieron mucho a la gente. Imaginate que los últimos días tiraron una encuesta de una consultora del hermano de un funcionario (municipal) que los daba ganadores por 13 puntos, con intenciones de confundir a la gente porque terminaron 600 votos abajo», cuestionó.
Sobre cómo se entiende que en la zona sojera de La Pampa haya tenido tanto apoyo el Frejupa con las listas que encabezaron Ziliotto y Barton, señaló: «Hay una situación muy clara con Sergio (Ziliotto) y con Carlos Verna, porque nunca dejó a pie a la gente del campo, por más que haya hinchas fanáticos de este modelo de gobierno que ya no pueden defender porque es indefendible y nefasto para el país. Y Verna puso el 100% de lo posible para trabajar en Bernardo Larroudé e Intendente Alvear para evitar la inundación de los campos, pero también puso la cara y puso la plata para hacer canales para controlar la situación. Y todavía hay gente que aun crítica algunas cosas, pero (Verna) estuvo y encontró un principio de solución; y esa gente votó nuevamente al Frejupa».