Divididos sorprendió a Macachín

Fueron solo un puñado de afortunados, pero tuvieron un privilegio que miles quisieran tener. Y es que no es habitual que una de las bandas de rock más importantes del país se detenga y, por unos minutos, pase a formar parte del paisaje normal de la localidad. Y eso fue lo que hizo Divididos, el grupo que el pasado viernes estuvo en Macachín y cuyos integrantes hicieron compras, se sacaron fotos con vecinos y hasta fueron a una radio local.
El grupo que hace 30 años conformaron Ricardo Mollo y Diego Arnedo brindó un show memorable en la noche del jueves en Santa Rosa, ante 1.500 personas en el club Estudiantes. Al día siguiente la banda emprendió el viaje hacia Bahía Blanca en su micro particular porque el sábado a la noche tocaba, en esa ciudad, su segundo concierto en el marco de la gira nacional que iniciaron por las tres décadas de trayectoria del trío.
Pero a los 100 kilómetros de haber arrancado con el periplo desde la capital provincial, la banda decidió parar en Macachín y la inesperada visita fue registrada en un video de un minuto que el propio grupo subió a su Fan Page en Facebook.
“Yendo de La Pampa a Bahía Blanca paramos a hacer unas compras. ¡Muchas gracias a la gente de Macachín y a la radio por invitarnos a pasar!”, escribieron en Facebook.
En las imágenes se lo ve a Mollo en la calle charlar con un chico y sacarse fotos mientras que el baterista Catriel Ciavarella sale de un kiosco luego de hacer unas compras. Después de hablar con otros vecinos el trío ingresa a los estudios de Cadena Sur, donde el guitarrista y cantante se prestó para una charla con quien en ese momento hacía un programa.
“Tenemos un asistente que se llama ‘Cachín’, así que cuando pasamos por acá vimos que el pueblo se llama Macachín, eso nos causó simpatía y frenamos”, cuenta Mollo mientras Ciavarella y Arnedo filman con sus celulares.
Hasta el sábado a la noche, el video tenía 5 mil Me Gusta, había sido compartido 1.970 veces, reproducido 91 mil veces y superaba los 360 comentarios, muchos de pampeanos y macachinenses agradecidos por la “inesperada” visita a su pueblo de una parte importante de la historia del rock argentino.