Dos años en suspenso por ejercer violencia en el noviazgo

(General Acha) – El juez de control de General Acha, Héctor Alberto Freigedo, dio por sentada la investigación que llevó adelante el fiscal Juan Bautista Méndez y condenó a un novio violento con dos años de prisión en suspenso y al cumplimiento de medidas de reinserción. La acusación del Ministerio Público Fiscal (MPF) fue porque el hoy condenado fue a la casa de la novia pateó la puerta para entrar, la agredió y cuando se fue se llevó la moto del suegro, posteriormente, cuando la policía lo interceptó en la calle, intentó huir agrediendo a un agente.
El MPF publicó ayer la resolución del caso que fue abordado a través de dos causas unificadas. La sustanciación de las mismas concluyeron en una resolución judicial que determinó que un hombre fuera condenado a prisión de ejecución condicional y al cumplimiento de reglas de conducta por violencia de género, violación de domicilio, resistencia a la autoridad y hurto. La investigación estuvo a cargo del fiscal Méndez, del MP de General Acha. El acusado fue asistido por el defensor oficial Kevin Christensen.
“Se condenó a un hombre como autor material y penalmente responsable de los delitos de: daño simple, violación de domicilio, lesiones leves agravadas por el vínculo, amenazas simples en concurso real, hurto agravado en grado de tentativa y resistencia a la autoridad. Dos años de prisión de ejecución condicional es la pena que se le impuso”, señalaron desde el MPF.
“También, por dos años, tendrá que cumplir las siguientes normas de conducta: fijar residencia y someterse al cuidado del Ente de Políticas Socializadoras y la Unidad de Abordaje, Supervisión y Orientación para Personas en Conflicto con la Ley Penal”, agregó.

Dos causas.
La sentencia dictada el lunes fue por dos causas que corrieron en paralelo. Por un lado, se lo acusó de haber dañado la puerta de ingreso de la vivienda de su novia, una adolescente, y de esta manera ingresar sin consentimiento, para luego violentarla física y verbalmente. Estas agresiones le provocaron diversas lesiones a la jovencita.
La segunda acción de la Justicia corresponde a que, al marcharse, se llevó una moto del padre de la menor que estaba estacionada afuera de la vivienda. Ante esta circunstancia la policía se abocó a la búsqueda del imputado, y cuando poco tiempo después lo interceptaron, se resistió a la detención agrediendo y lesionando a un agente policial e intentar huir del lugar.