Dos condenados por violencia de género

PENAS EN SUSPENSO

(General Acha) – En otros dos casos de violencia de género, el juez de control achense, Héctor Freigedo, estableció sendas penas en suspenso para dos hombres, a través de la figura del juicio abreviado. En ambos casos el trabajo de investigación fue llevado a cabo por el fiscal Juan Bautista Méndez mientras que los acusados fueron representados legalmente por el defensor oficial Kevin Christensen.
El Superior Tribunal de Justicia, en uno de los casos, señaló que el magistrado condenó a un hombre a nueve meses de prisión en suspenso, “como autor material y penalmente responsable del delito de lesiones leves agravadas por la condición de la víctima de ser una ex pareja”. Además le fijó como pautas de conducta, por dos años, fijar residencia y someterse al contralor del Ente de Políticas Socializadoras.
El magistrado dio por acreditado que el acusado “tomó de ambas manos a la mujer y quiso asfixiarla, tapándole las vías de respiración nasal y bucal”. Además la agarró de los cabellos “con gran fuerza, intentado besarla y morderle el labio superior, y luego le propinó golpes de puño en la frente”. Ambos episodios violentos ocurrieron dentro de una vivienda.
La instancia de juicio abreviado fue convenida entre el fiscal, el defensor y el propio imputado, de 27 años, quien aceptó su culpabilidad. La damnificada también dio su consentimiento y pidió que no se le impongan una orden de restricción de acercamiento hacia su persona.

Amenaza.
En otra causa, Freigedo condenó a un hombre a nueve meses de prisión de ejecución condicional, por ser autor del delito de amenazas agravadas y estableció el cumplimiento de reglas de conducta por un plazo de dos años, es decir fijar residencia y someterse al contralor del Ente de Políticas Socializadoras.
El hecho por el cual se dictó la sentencia ocurrió en la madrugada del 9 de abril, cuando el hoy condenado le dijo a su pareja dentro de una vivienda familiar: “te voy a matar”, utilizando para el amedrentarla “un cuchillo con cabo marrón claro, de 20 centímetros de largo”.
El conflicto penal, como el anterior, se resolvió a través de un acuerdo de juicio abreviado rubricado por el fiscal, el defensor y el acusado, de 55 años. La víctima, una ex pareja, al ser informada por el MPF, dio su consentimiento.