Inicio La Pampa Noche de furia en Parera

Noche de furia en Parera

NOCHE DE FURIA EN PARERA

Efectivos policiales de Parera detuvieron el domingo a la noche a dos personas que provocaron disturbios en un bar ubicado sobre calles El Tordillo y José de La Prida de esa localidad. Además agredieron a un adolescente y a una mujer, y rompieron una motocicleta. La Policía realizó dos disparos con una escopeta en el interior de bar para que los agresores se retiraran del lugar. Se inició una causa judicial por lesiones y daños.
Los incidentes comenzaron alrededor de las 21.15 horas, en un bar de Parera cuando por causas que se investigan se produjo un «altercado» entre algunos de los presentes. Ante esta situación de «locura y furia» el propietario del lugar convocó al personal policial. Rápidamente dos efectivos policiales y un inspector de tránsito municipal llegaron hasta el lugar donde observaron que dos hombres estaban muy exaltación y generando disturbios.
Los uniformados intentaron retirar del lugar a los «protagonistas» de los hechos pero los individuos comenzaron a insultar y a provocar a los policías. En un momento uno de los efectivos efectuó dos disparos intimidatorios al piso con la escopeta reglamentaria.
Rápidamente los exaltados se dieron a la fuga, pero a escasos minutos se volvieron a enfrentar con golpes de puños con las mismas personas en la vía pública. Se inició una causa judicial y las personas involucradas quedaron a disposición de la justicia de General Pico

Demora y daños.
Alrededor de las 23.45 horas, un hombre comenzó a forcejear con una mujer en la esquina de El Tordillo y Libertad. Personal del destacamento policial de Quetrequén que llegaron el apoyo de sus pares de Parera llegaron hasta el lugar y constataron que el agresor era una de las personas que intervino en las peleas del bar. El agresor, al observar el móvil policial, intentó darse a la fuga pero a los pocos metros fue demorado. Ayer, el detenido recuperó la libertad pero quedó a disposición de la Justicia.
También una mujer, que acompañó a su hijo menor de 17 años, denunció a unos de los agresores del bar que el provocó algunos golpes, lo amenazó con un cuchillo y además severos daños en la moto que transitaba. Según trascendió, el agresor le «apoyó» un cuchillo en la garganta, lo golpeó y posteriormente con un caño de hierro le destrozó la motocicleta.
El rodado quedó retenido en la comisaría de Parera a fines de los peritajes.