Inicio La Pampa Dos detenidos por millonaria estafa

Dos detenidos por millonaria estafa

Dos personas fueron detenidas el viernes en Santa Rosa y están acusadas de haber realizado estafas con paquetes de viajes, hoteles «All Inclusive» en el exterior, y la utilización de cheques e información de tarjetas de crédito y débito de otras personas. La cifra económica, producto de la defraudación, asciende a unos 5 millones de pesos. Sin embargo los investigadores no desestiman que con el correr de los días aparezca un número mayor de damnificados y que el monto sea aún más elevado. Hasta ahora hay una veintena de víctimas, entre ellos la ex suegra de uno de los acusados y la firma Password Viajes, con sede central en General Pico y con sucursal en esta capital, donde trabajó uno de los acusados. En ese contexto, el fiscal Máximo Paulucci, a cargo de la investigación junto a la fiscal adjunta, Micaela Sucurra; imputó a Fabricio Gerardo Weismeister Torres y Nino Adrián Bonivardo del delito de estafa; este último es el más complicado en la causa por ser sospechoso en 17 hechos, 13 de ellos en concurso real; 3 en grado de tentativa y un último hecho por la participación necesaria en la frustración necesaria en el pago de cheques.
Luego de la acusación formal, la jueza María Florencia Maza dictó la prisión preventiva hasta el final del proceso; haciendo así lugar a la solicitud del representante del Ministerio Público Fiscal. Hasta anoche Bonivardo se hallaba alojado en una celda de la Brigada de Investigaciones, mientras que el otro detenido fue llevado a la Seccional Quinta, en Toay.

Detenciones.
Con la orden correspondiente, efectivos de la Brigada de Investigaciones de la Unidad Regional Uno (URI), dieron el golpe en horas de la noche del viernes, cuando lograron aprehender a los dos sospechosos. El primero en caer fue el piquense (domiciliado en Santa Rosa) Nino Adrián Bonivardo, que fue detenido cuando salía del local Cine Club -uno de los lugares donde trabaja, también es empleado del bar Siete 10- situado en calle Quintana de esta ciudad. Momentos más tarde los efectivos detuvieron a Fabricio Weismeister Torres, también en la vía pública, frente al club Estudiantes, cuando salía de su puesto de trabajo (es uno de los propietarios de Lavaderos Lumi).
En ese marco, los investigadores hicieron dos allanamientos en lugares donde se hospedaba Bonivardo. Para ello contaron con la colaboración de la DAT.

Formalizados.
LA ARENA fue el único medio presente ayer en la Sala de Audiencias Nº 2 de la Ciudad Judicial, donde el fiscal Paulucci acusó formalmente a Weismeister Torres y Bonivardo (ex empleado de Password Viajes desde octubre pasado) por los delitos de estafa. En la audiencia, el representante del Ministerio Público Fiscal amplió una acusación contra Weismeister Torres, quien el 5 de enero fue imputado, también por estafa y ahora, además, se le sumó a la causa una «falsa denuncia» por el extravío de cinco cheques. En tanto, a Bonivardo se lo imputó por 17 hechos. Los acusados fueron representados por los abogados Mauricio Moreno (defensor de Weismeister) y Nicolás Bobillo y Mariano Alomar (por Bonivardo).

Delitos.
Los hechos investigados son muy complejos; y el propio fiscal reconoció que hay damnificados que hasta ayer «ni siquiera conocían que habían sido víctimas de esta estafa». En ese contexto, Paulucci hizo un recuento de los delitos y cómo dio inicio la maniobra.
En principio, Weismeister Torres fue imputado por el delito de «estafa» y por haber realizado una denuncia falsa en la Seccional Tercera por el extravío de 5 cheques del Banco Macro, cuando en realidad esos cheques se los había entregado a Nino Bonivardo. Habían sido confeccionados por el monto de $ 500 mil cada uno ($ 2,5 millones en total) y endosados por Bonivardo, que luego se los entregó al titular de la empresa Password Viajes, dando contraorden de pago para frustrar el cobro de los mismos. El letrado calificó este movimiento como «frustración maliciosa».
Continuando con su exposición, el fiscal dijo que «el pasado 9 de enero, Bonivardo habría transferido de manera ilegítima desde la cuenta de María Estela Torroba (madre de su ex pareja) del Banco Santander Río, hacia la cuenta del Banco Macro a nombre de Fabricio Weismaister Torres, la suma de $ 197 mil mediante el acceso no autorizado de Torroba, y cambiando el correo electrónico». También lo acusó de haberse apoderado «de manera ilegítima» de la tarjeta de la damnificada y de haber realizado consumo de dicha tarjeta en compañías aéreas por 3 cuotas de $ 52.803 cada una, más otra operación en una aerolínea de México, en 6 cuotas de poco más de $ 12 mil y consumos por 1.800 y 2.400 dólares en un hotel «All Inclusive». Lo mismo hizo con la extensión de su ex pareja (hija de Torroba) entre los días el 3 y 15 de enero pasado.
Por otro lado, Paulucci lo acusó de utilizar las tarjetas de crédito del Banco Macro de otras dos personas durante el día 18 de enero por la suma de 2.956 dólares; el 22 de enero por la suma de 2.200 dólares y el 23 de enero por $ 62.839, esta última por una compra a una compañía aérea de Brasil.
Los datos -según expuso el fiscal- los habría obtenido porque estas últimas víctimas habían sido clientes de Password Viajes; empresa en la que el imputado trabajó hasta octubre del año pasado. «Son tres hechos más, todos ellos en concurso real», acusó.
Además, se lo acusó de utilizar una tarjeta Caldén del Banco Pampa, para realizar consumos, como así también acceder a pasajes de Aerolíneas Argentinas, los cuales pagó en 12 cuotas de $ 5.083; otros movimientos en tres cuotas de 1.240 pesos (el 19 de octubre) y otro movimiento por 12 cuotas de $ 8.297 (el 6 de diciembre). Como si fuese poco, dijo el fiscal que usó una tarjeta de crédito Nativa Mastercard del Banco Nación «para realizar consumos el 22 de diciembre por la suma de 143 dólares; el 24 de diciembre por la suma de 15 dólares y por abonar 12 cuotas de 5.531 pesos en Aerolíneas Argentinas. Los datos de las tarjetas, los obtuvo de la misma manera que lo obtuvo con las otras personas», aseguró el letrado.
Además se lo acusó de entregarle al titular de Password (empresa que es víctima de las estafas) cinco cheques del Banco Macro, todos correspondientes a la cuenta de Weismeister Torres, por la suma de 500 mil pesos cada uno. «Weismeister, en este caso, es partícipe necesario», dijo Paulucci.

«Otros hechos».
En el recuento de ilícitos interminables que dio a conocer el fiscal, tituló como «otros hechos» a una serie de movimientos que habría realizado Bonivardo; quien se habría hecho pasar por clientes de Password en reiteradas oportunidades y así realizar reservas en hoteles de República Dominicana; intentando brindar datos de la tarjeta sin la autorización del cliente. Lo mismo habría efectuado con el titular de una inmobiliaria de General Pico (también cliente de la empresa de viajes), pero en ese hecho brindó datos de la tarjeta perteneciente a la pareja de este cliente. Nuevamente los datos serían obtenidos por trabajar en la firma de viajes.
A su vez intentó realizar otra reserva en un hotel haciéndose pasar por el hijastro de otro cliente.
El último episodio habría ocurrido el 12 de febrero, cuando se comunicó con Aerolíneas Argentinas para abonar dos aéreos de Punta Cana hacia Argentina. La operación se realizó exitosamente por un monto superior a los 93 mil pesos, los cuales abonó con 12 cuotas que superaban los 7 mil pesos.