viernes, 18 septiembre 2020
Inicio La Pampa Dos jóvenes condenados

Dos jóvenes condenados

ROBO, FUGA Y DESOBEDIENCIA

Un hombre de 27 años robó un auto en el barrio Néstor Kirchner y horas después intentó ingresar -junto a tres personas- a un local de artículos para el hogar, pero escaparon porque apareció la policía. Por esos hechos fueron condenados José Luis Krenz y Rolando Jesús Hernández a ocho y siete meses de prisión de cumplimiento efectivo, respectivamente. El primer como autor de los delitos de hurto simple, robo simple en grado de tentativa, violación de las medidas contra la propagación de epidemias y desobediencia, y el segundo por los tres últimos.
Según quedó probado en el legajo penal, el pasado 21 de mayo, entre las 0 y 1.30, Krenz, un empleado de 27 años, se apoderó ilegítimamente de la llave de un Gol Trend blanco, que estaba estacionado en una vivienda de la calle Gaich, en Santa Rosa, y sin ejercer fuerza ni violencia sustrajo el vehículo.
Poco después, a las 3.30, él y Hernández quisieron entrar a un comercio situado en Ameghino y José Luro, tras dañar un vidrio, con la finalidad de apoderarse de objetos. Sin embargo, en esas circunstancias advirtieron la presencia policial y se escaparon en el Gol, donde los esperaban otros dos acompañantes. Además, en ese contexto, ambos violaron la medida de aislamiento social, preventivo y obligatorio.
A su vez, en otro expediente se comprobó que Hernández no acató la medida de aislamiento en otro par de ocasiones, el 2 y el 3 de abril, cuando fue hallado a la madrugada en la vía pública, en Villa Parque, sin poder justificar el motivo.

Las pruebas.
Entre las pruebas que se tuvieron en cuenta figuran registros fílmicos de cámaras de seguridad, informes de la Agencia de Investigación Científica (AIC) sobre rastros, secuestros de prendas de vestir y declaraciones testimoniales.
La sentencia fue dictada por el juez de control santarroseño, Carlos Matías Chapalcaz, y el conflicto penal se resolvió por la vía de un juicio abreviado convenido entre la fiscala Leticia Andrea Pordomingo, la defensora oficial Silvina Blanco Gómez y ambos acusados, quienes admitieron su culpabilidad. En el caso de Hernández, además, se le mantuvo la condición de reincidente.