Inicio La Pampa "Doys Festival", un clásico de los veranos pampeanos

«Doys Festival», un clásico de los veranos pampeanos

Este sábado 11 una nueva edición del «Doys Festival» dirá presente. Si sos de La Pampa y aún no asististe a este evento, esta es la oportunidad para hacerlo. En esta nota podrás conocer de qué se trata, de la mano de uno de sus organizadores, el escritor Omar Lobos.

LA ARENA dialogó, una vez más, con uno de los organizadores de este festival bien pampeano, que en este 2020 viene con un ingrediente especial: se cumplen los 10 años de su existencia. «Este año, tenemos ese plus que siempre imponen las cifras redondas, los jubileos. Esto hace que se vuelva un poquito especial por esos caprichos del sistema métrico decimal. Estamos contentos porque es el décimo año que lo venimos sosteniendo», expresó Lobos.

La gran noche sera este sábado 11 de enero y el lugar de encuentro es en el boliche «El Descanso» o más popularmente llamado el «boliche de Doys». El mismo se trata de una antigua proveeduría ubicada sobre la Ruta 10, a unos escasos 20 kilómetros de Winifreda (localidad de donde son oriundos sus organizadores) camino a Victorica.

¿La hora de llegada? «La fiesta empieza cuando usted llegue. Desde las 18 suele comenzar a acercarse los primeros ansiosos asistentes», expresó Omar. ¿La hora de finalización? Por supuesto, cuando la noche decida.

«Lo que nosotros llamamos pomposamente ‘Festival Doys’ es básicamente un asado con guitarreada. Acá vienen y cantan desde el comienzo músicos vocacionales, el que está en el lugar y desea compartir su arte toma la guitarra, el acordeón o se para a recitar. Aún si asisten profesionales, cantan o actúan como uno más. Ese es el espíritu y de ese espíritu no hemos querido corrernos a lo largo del tiempo», detalló Lobos y al hablar en grupo se refiere a lo que en cada enero organizan junto a su amigo, el también winifredense Darío Jañez.

En la primera edición, allá por el 2010 eran tan solo diez personas. Diez hombres que creyeron que «estaría divertido» hacer una guitarreada alrededor de un fogón. ¿El lugar? «el boliche de Doys» resultó el escenario ideal para concretar el encuentro. Se dirigieron al lugar y lo consultaron con su dueña, Esther Doys, hija de Francisco Doys quien abrió «El Descanso» (como se llama originariamente el almacén) en el año 1939 y aún persiste.

Su dueña quedó encantada con la propuesta, por lo que al año siguiente, directamente les preguntó a ese grupo de hombres, qué día lo harían. Sin dudas era el comienzo de lo que luego sería «un clásico» cultural winifrendense.

«De las menos de diez personas que hicimos el asado original hace diez años, hemos pasado a un número cercano a los 400. De manera que el propio incremento impone otra dinámica: antes no teníamos sonido, ahora lo tenemos, antes no teníamos custodia policial, ahora sí la debemos tener», comentó Lobos al hacer un repaso de la mutación a la que ha sido sometido el festival, pero con un importante detalle: conservando siempre la misma esencia. «Esto es parte del crecimiento espontáneo que ha tenido este evento, y ha hecho que progresivamente se haya ido sumando gente de otras localidades, por lo que ya ha dejado de ser en cierta parte un festival solo de Winifreda, sino más bien, es de toda la provincia», comentó con un poco de «timidez».

«Queremos invitarlos a todos a que vengan a disfrutar de una linda noche. Se la pasa bárbaro y contemplar el atardecer es maravilloso», finalizó Omar y agregó: «El lugar es un plus. De esos que ya no quedan, con el mismo espíritu que se tenía hace muchos años, pero con la suerte de que aún se conserva».

La entrada es libre y gratuita. En el lugar habrá parrillas comunitarias por lo que cada persona podrá llevarse su «trozo» de carne y algún asador colaborará en cocinárselo. Además, este año habrá un stand de choripanes, para aquellos que así lo prefieran. La única condición es comprar la bebida a la dueña del comercio: Esther Doys. Sólo queda cargar una reposera en su automóvil y vivir una noche cultural bien pampeana de la que sin duda, recordará por muchos años.

«Doys Festival» edición 2019.
Este año, se cumplen 10 años del festival.
Darío Jañez, uno de los organizadores junto a la dueña del boliche, Esther Doys y Héctor Jordán, vecino rural.