Dura crítica a la Justicia Federal. Piden que Baraldini vuelva a la cárcel

POR EL VIAJE DEL REPRESOR

El Movimiento Pampeano por los Derechos Humanos repudió el accionar de la Justicia Federal al permitir que el represor Luis Baraldini pueda circular libremente por la vía pública. Pidieron, además, que se lo coloque en una cárcel común hasta que finalice el juicio de la Subzona 14.
El sábado por la noche, una integrante de esta organización que fue víctima indirecta del terrorismo de Estado, se encontró con el ex militar en la estación de ómnibus de Retiro en Capital Federal, lo cual le generó una “situación de terror”; e inmediatamente dio aviso a sus compañeros de la agrupación, que escracharon al ex militar cuando llegó a Santa Rosa, con carteles que decían “genocida” y con ruidos para que “la sociedad se dé cuenta de la impunidad en la que gozan”.
La víctima, según advirtieron sus compañeros, pidió que se reserve su identidad “por el miedo que está instalado y para que no corra riesgo de que se tomen represalias contra esta persona”.
Durante la conferencia, encabezada por Víctor Giavedoni, Juan Pereyra y Raquel Barabaschi, revelaron que presentaron una denuncia en la Fiscalía Federal, a cargo de Leonel Gómez Barbella, para que el represor permanezca en una cárcel común hasta que finalice el juicio de la Subzona 14.
También, solicitaron en la misma denuncia que el Tribunal Federal explique el motivo por el cual se le brindó autorización para que circule por las calles sin vigilancia; y que a partir de este momento, se le niegue la posibilidad de viajar a través de transportes públicos.
Además, exigieron que cuando ocurran estos hechos se informe correctamente para prevenir a aquellas personas que fueron víctimas del terrorismo de Estado.

Fiscal no sabía.
Aparentemente Baraldini había solicitado hace aproximadamente un mes el permiso para viajar a Buenos Aires. Según revelaron los denunciantes, el fiscal federal no estaba al tanto de esta situación. Por otro lado, explicaron que “entendió y comprendió muy bien nuestra postura”, ya que dijo que “fue algo que no debería haber sucedido, y que mínimamente se tendría que haber enterado la Fiscalía”.
“Esto habla realmente de la impunidad que hay dentro de la Justicia federal. El Tribunal Federal es el que autoriza. Pareciera que fue por cuestiones de salud, pero en este caso no lo sabemos con precisión. Si el Tribunal responde a nuestra denuncia, nos va a decir el motivo”, detalló Pereyra.
Por su parte, Giavedoni lamentó que “no se puede creer que camine un criminal así con el peligro que ello implica. Tiene que haber protección para la comunidad y para las víctimas. No podemos comprobar si está armado y si puede herir a una persona. No puede ser que a más de 40 años de los hechos aberrantes hoy nos encontremos con estas personas en la calle”.
En tanto, manifestó que “tiene que ir a una cárcel común no después del juicio, porque ya se le tiene que garantizar a las víctimas la seguridad de que no se los encuentren en la calle”.

“Hay grietas que zanjar”.
Raquel Barabaschi, en tanto, expresó su dolor por la falta de control de la Justicia. “Después de 43 años de lo ocurrido, nos deja un sabor agridulce porque debieron haber estado cumpliendo cárcel común”, dijo. “Ellos no fueron agredidos nunca por ninguno de nosotros, y tienen todas las garantías. Por eso pedimos que estén todas las garantías para nosotros también. Hay demasiadas grietas para zanjar, y la Justicia tiene la obligación de curar eso”, apuntó.
Giavedoni adelantó que mañana comenzará la segunda etapa del juicio de la Subzona 14, donde la querella hará la presentación de los alegatos.