“Echan a docentes privados que quieren agremiarse”

DENUNCIA DEL GREMIO SADOP

La secretaria general del Sindicato Argentino de Docentes Privados (Sadop), Marcela Urban, destacó la marcha federal docente realizada en la última semana porque visibilizó “reclamos justos de los trabajadores que luchan para mantener sus derechos”, advirtió que la mayoría de los salarios “van a la baja” y “se mostró preocupada por la situación de docentes privados que no pueden agremiarse.
Dijo que los docentes privados “no pueden agremiarse ni reclamar por sus salarios o condiciones laborales. Y pasa en La Pampa, en Santa Rosa, donde pese a estar afiliados, por el temor a que la patronal los despida hay docentes que no se adhieren a los paros u otros que ni siquiera se atreven a afiliarse porque la patronal los identifica y si lo hicieran, les advierten directa o indirectamente que los irían a sancionar, o si son suplentes no los volverán a contratar”.
“Hoy hay patronales que han despedido compañeros por el solo hecho de escucharnos cuando hemos ido desde el gremio a conocer condiciones de trabajo y difundir sus derechos. Despiden o sancionan a aquellos trabajadores que se proponen como delegados”, agregó la sindicalista.
En declaraciones difundidas en un parte de prensa, Urban afirmó que esa situación pasó “en un instituto, y por eso hemos hecho las presentaciones en la Subsecretaría de Trabajo, y hay colegios grandes donde no han despedido a compañeros pero ante un día de paro les hacen notar que si lo hacen perjudican a la patronal y los instan a no hacerlo”.

“Salarios a la baja”.
La sindicalista planteó la necesidad de la apertura de la paritaria nacional docente, reclamo básico de la marcha federal, porque “ya es muy clara la división de salarios ante un mismo trabajo, el de educar” y advirtió que “algunos docentes privados están bien remunerados, otros no, al punto de muchos estar bajo la línea de la pobreza”.
“Hay una diversidad de inconvenientes para el trabajador de la educación que se dan a partir de la negativa del gobierno nacional de sentarse a discutir condiciones mínimas similares para todo el país a través de una paritaria nacional”.
Por otro lado, cuestionó la realización de las pruebas estandarizadas “sin contemplar las diferencias entre jurisdicción” y al no haber paritaria nacional, “cada provincia intentará hacer lo mejor pero en la mayoría los salarios irán a la baja y los docentes naturalmente estarán cada vez más desprotegidos desde todo punto de vista y los terminarán haciendo responsables de los malos rendimientos en esas ‘pruebas’, sin contemplar el montón de otras cuestiones que condicionan el acto de enseñar y aprender en cada lugar”.