Eduardo Castex: investigan un robo millonario

LOS AUTORES INGRESARON A LA VIVIENDA SIN EJERCER VIOLENCIA

Un vecino castense denunció que le robaron 22 mil dólares y un cheque de 100 mil pesos del interior de su vivienda, donde el o los autores actuaron “sin ejercer violencia” y seguramente “conociendo los movimientos” del damnificado.

Algunas fuentes consultadas por este diario indicaron que el robo se produjo “entre octubre y el pasado viernes 4” cuando radicó la denuncia, lo cual dificulta la investigación policial y judicial. “Se tomaron algunas declaraciones, pero no hay avances en la investigación porque se trata de un hecho muy difícil porque sustrajeron dinero y tuvieron bastante tiempo para limpiar evidencias”, reconocieron -coincidentemente- distintos voceros.

El damnificado radicó una denuncia por la sustracción de prácticamente un millón de pesos. Los 22 mil dólares con la cotización del cierre de ayer, representan 840.400 pesos; y el cheque sustraído superaba los 100 mil pesos. El denunciante “no sabe exactamente cuándo se produjo el robo del dinero”, y ubicó la sustracción “entre octubre y el viernes 4” de enero, detallaron.

Trascendió que en las últimas jornadas “se tomaron declaraciones a algunas personas que frecuentaban la vivienda”, ubicada en cercanías del campo de deportes del Club Estudiantil de esta localidad. “El damnificado no brindó demasiadas precisiones, el único dato más concreto es que una persona tenía llaves de la vivienda”, revelaron.

Los investigadores policiales y judiciales no pudieron avanzar en la investigación. “La vivienda es concurrida porque se hacen asados y reuniones de amigos, donde también es muy difícil hacer un relevamiento de huellas porque pasa mucha gente por la casa”, explicaron. “Y el damnificado tenía ese dinero guardado, por eso no controlaba periódicamente si estaba en el lugar que lo tenía oculto”, explicaron. “Aunque quien cometió el robo no ejerció violencia para ingresar a la casa, y tampoco provocó ningún desmán para sustraer el dinero”, agregaron.

Jornada convulsionada.
El viernes 4 habría radicado la denuncia el damnificado por el faltante de casi un millón de pesos, también radicaron una denuncia por un robo de 400 mil pesos, un arma de fuego y una tablet en una casa ubicada sobre la calle Belgrano, entre Malvinas Argentinas y Alfredo Palacios. “Fue una jornada muy convulsionada en la comisaría”, reconocieron fuentes policiales.

El segundo hecho fue rápidamente esclarecido. Hubo cuatro involucrados, entre quienes se encontraban “una empleada infiel” y un “autor material”. Ese dinero fue rápidamente trasladado -por otra persona- a la localidad de Trenel, donde fue enterrado en un descampado en el interior de una caja de zapatos. “Cuando las denuncias se radican rápido y existen algunos datos, las investigaciones se pueden encausar con agilidad y esclarecer los delitos”, explicaron voceros consultados.

Un castense asaltado
El castense Marcelo Villegas fue asaltado “a plena luz del día y en el centro de San Luis” por motochorros, que le propinaron golpes con un arma de fuego para intentar robar la recaudación de una farmacia. Villegas cumple una función administrativa y de manejo de fondos económicos en una cadena de farmacias en la capital puntana.

“Indudablemente estaba marcado, sabían lo que venían a buscar y cuando se arrimaron directamente me comenzaron a golpear y me pedían la plata”, relató en el noticiero Informe 3 de Difusora Castex.
“No me quedan dudas que liberaron la zona para que estas lacras se muevan con soltura, porque hay 5 mil cámaras donde nadie vio nada y resulta extraño que a esa hora no haya un solo policía en el centro de San Luis”, resaltó el entrevistado.

El hecho ocurrió el martes 7 a las 7. Los asaltantes previamente le habrían “pinchado” una goma del rodado. Cuando Villegas se iba a retirar, no pudo. Se bajó para cambiar la rueda, y ahí arribaron los ladrones. Le aplicaron tres “culatazos” con una pistola. “No quedan dudas, los motochorros “sabían que tenía dinero, porque no hubo dialogo y me pedían la plata”, rememoró Villegas.

Los asaltantes no se pudieron llevar nada. “Siempre tomamos recaudos. Llevo dos mochilas similares, una con papel de diario y piedras y la otra con el dinero”. El asaltante rompió el vidrio del rodado y se llevó “la mochila muleto” y un celular. “Inmediatamente agarré la mochila donde tenía una suma muy importante de dinero y salí corriendo”, agregó.