Eduardo Fernández Mendía, en contra

DECIMOTERCERA AUDIENCIA POR LA DESPENALIZACION DEL ABORTO

El juez del STJ pampeano habló de “la balanza cínica” entre “el derecho a decidir y el derecho a la vida del feto”. “Estamos suprimiendo una vida para poder gozar de otros derechos”, afirmó.
A tres encuentros de concluir las audiencias informativas por la interrupción voluntaria del embarazo por las que pasaron más de 400 expositores, el jueves se desarrolló un nuevo encuentro de cara a la votación en el recinto, que tendrá lugar el 13 de junio. Uno de los expositores fue el juez pampeano Eduardo Fernández Mendía, integrante del Superior Tribunal de Justicia de La Pampa, quien se manifestó en contra de la ley en debate.
En los dos encuentros informativos que restan -el último está programado para el 31 de mayo, también en el Anexo del Congreso-, deberán pasar 150 expositores. Luego se emitirá el dictamen y el 13 de junio está prevista la votación en el recinto.
Desde el 10 de abril, las comisiones de Legislación General; Legislación Penal; Familia, Mujer, Niñez y Adolescencia y Acción Social y Salud Pública, abordan los proyectos de interrupción voluntaria del embarazo, antes de la elaboración de dictámenes. Organizados en dos turnos, exponen invitados a favor y en contra de la despenalización. Ambas posturas se presentan en forma intercalada para generar mayor intercambio.

Balanza cínica.
El jueves, entre las voces que se pronunciaron en contra del proyecto para despenalizar la interrupción voluntaria del embarazo, se escuchó la del pampeano Eduardo Fernández Mendía. Según el extracto que transmitió la agencia Télam, el concepto central del juez pampeano fue: “Si tenemos que poner en la balanza por un lado la libertad sexual, la libre disposición del cuerpo, el derecho a decidir; y por el otro lado el derecho a la vida del feto, creo que estamos usando una balanza cínica, aunque nos duela, porque estamos suprimiendo una vida para poder gozar de otros derechos que son legítimos”.
“Por eso tenemos que ver cómo cambiamos culturalmente para poder gozar los dos” de esos derechos, planteó el magistrado pampeano.
Otra voz en contra del proyecto fue la de Jorge Sanjurgo, médico de familia: “Las muertes producidas por aborto dejan una mella imborrable en las familias. Esto no se trata solamente de las madres, también de los padres”.
Daniela Zabaleta, integrante del Centro de Bioética, Persona y Familia, consideró: “Tengan en cuenta que la muerte nunca puede ser la respuesta, debieran preverse políticas legislativas que realmente traten de solucionar el problema para no matar”.
También expusieron en este segmento Hugo Alberto Horvath (Docente de la Universidad Católica de Santiago del Estero y presidente del Partido Democrata Cristiano de Jujuy); Mariana Kappelmater (Acompañante post aborto y psicóloga social); Edgar Bertollo (Médico); Hernán Seoane (Director de la carrera de medicina UCA); Paola Gutiérrez (Centro de Investigación de Problemáticas Familiares, Jujuy); José Luis Brun (Contador, fundador del colegio Mirasoles de Rosario); Claudia Luna (Terapeuta); Griselda Aquino (Médica pediatra, Corrientes); Américo Jara (pastor) y Araceli Ramilo Alvarez (licenciada en Psicología).

A favor.
Entre las voces que expusieron a favor del proyecto, se escucharon las de María Casiana Gatica, licenciada en Psicología, quien expresó: “Medio millón de mujeres abortamos por año. Nos enfrentamos con la muerte porque nuestro deseo no cuadra con la lógica patriarcal y eclesiástica, limitando nuestro ser a una mera función reproductora”, y la de Ruth Zurbriggen, docente y activista de Neuquén: “Hace tiempo que hay aborto en las casas, las plazas, los medios, las escuelas, los hospitales. Y ahora hay aborto en el Congreso. La experiencia humana es compleja y como parte de eso reconozcamos que cada aborto es un mundo singular”.
También expusieron María Elena Naddeo (Ex legisladora, presidenta de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos); Edgardo Knopoff (Médico. Hospital Piñero); Luz Patricia Mejía (Abogada. Venezuela); Viviana Mazur (Médica); Alejandra Domínguez (Magíster en Ciencias Sociales); María Pía López (Socióloga y docente); José Mantaras (Médico generalista. Córdoba); Joanna Erdman (Experta en salud sexual y reproductiva. Canadá); Julia Burton (Becaria del Conicet); Paola García Rey (Directora de Protección y Promoción de DDHH en Amnistía Internacional Argentina); Leonel Briozzo (Ginecólogo. Uruguay) y Cynthia Frías (Activista).