Inicio La Pampa Educación: "hablan de Finlandia, pero hacen lo contrario"

Educación: “hablan de Finlandia, pero hacen lo contrario”

MODELO CAMBIEMOS

Nicolás Welschinger, sociólogo y doctor en Ciencias Sociales, desentrañó la trama que hay detrás de la promesa de “la revolución educativa” que prometió el Gobierno de Cambiemos, donde tomó como “modelo a seguir” al sistema finlandés e “hizo todo lo contrario”. “El contraste es tremendo”, apuntó el especialista, quien aseguró que la “única manera” de llegar a ese sistema es con un Estado presente e interventor.
Uno de los anhelos de campaña que planteó el actual Gobierno de Mauricio Macri fue impulsar una reforma educativa que permitiera llevar a la Argentina a niveles de calidad que ostentan países como Finlandia, Suecia, Estonia o Bélgica. Sin embargo, uno de esos modelos fue destacado como la “brújula educativa” y año a año, el gobierno se encarga de recordarlo: el finlandés.
Aún así, de las promesas a la realidad hay un abismo, apuntó el especialista Nicolás Welschinger, quien en diálogo con Radio Noticias contrastó las políticas educativas impulsadas por ambos países y reveló que contraste entre ambos sistemas es “tremendo”. “Cambiemos hizo todo lo contrario” a lo que plantea el modelo finlandés, apuntó.

¿Por qué copiar?
Ante esa pregunta, el especialista fue claro: “Los funcionarios nacionales veían que Finlandia era un modelo a nivel educativo de calidad y equidad”. Y explicó: “Los finlandeses hasta los años 70′ tenían un sistema educativo elitista y desigual, pero a partir de esa década, toman una serie de medidas, que permiten al Estado finlandés en 30 años, transformar ese sistema elitista en el actual, que es una referencia a nivel internacional”.
¿Cómo lo hicieron? Principalmente, el Estado nórdico construyó, sobre tres pilares, toda su política pública educativa, donde el Estado garantizó los derechos más básicos como la salud, el transporte y la comida. “Sin la intervención del Estado, es imposible encausar un modelo así”, admitió Welschinger, quien precisó que las tres bases del sistema son: inversión, innovación y profesionalización. En síntesis, un Gobierno presente e interventor.
“Primero, el Estado finlandés mantuvo en 30, 40 años una masiva inversión pública, de alrededor de 7% del PBI, En segundo lugar, reguló la lógica de los actores privados en la educación pública; no es que no existen las escuelas privadas, sino que la regulan con la lógica de la pública, no pueden cobrar cuota y no los pueden seleccionar. Entonces se elimina la lógica lucrativa”, precisó el especialista.
Esta decisión fue fundamental para que el modelo prospere, ya que de esta manera “el sistema educativo no se fragmenta entre circuitos escolares diferenciados en clases sociales, sino que es equitativo” para ricos y pobres, aseguró.
Finalmente, el tercero de los pilares, recae en buscar una profesionalización constante de la docencia. “Gastaron muchísimos recursos en eso, se tomaron en serio el tema de darle a la docencia la verdadera legitimación que se merecen”, detalló el sociólogo, al mismo tiempo que señaló que el docente está al mismo nivel de otras profesiones como ingeniería, abogacía y salud.

“Combo virtuoso”.
Por otro lado, Welschinger aclaró que el Gobierno finlandés no “no sólo toma en cuenta la parte educativa, sino que el Estado también se hacer cargo del transporte de los estudiantes, que es gratis para ellos, la comida también lo es, los materiales y la salud”. “Es un combo de políticas virtuosas de seguridad social donde se ataca la desigualdad durante muchos frentes”, especificó.
Más allá de esos tres pilares, acompañados de un Estado de bienestar, el especialista sintetizó que la Nación nórdica se encargó de promover un “consenso generalizado” en la sociedad “sobre la importancia de estos tres pilares y de la acción de la política pública”.

“Todo lo contrario”.
Partiendo de la base de que la idea de “calcar” o “copiar” un modelo de un país a otro es imposible, el sociólogo desentrañó que las políticas educativas impulsadas desde Cambiemos distaron mucho del sistema finlandés en las que, en más de una ocasión, fijaron como meta de Gobierno. “El contraste es tremendo, hicieron todo lo contrario”, admitió el especialista.
Si bien, reconoció, que Nación inició gestiones para interiorizarse en la temática, a la hora de actuar, el camino que se tomó “fue totalmente contrario” al modelo finlandés, ya que -según explicó Welschinger- el Gobierno bajó en tres años la inversión pública en educación (del 6,1% al 5,4 del PBI en tres años), eliminaron programas de innovación educativa (como por ejemplo Conectar Igualdad), y en profesionalización docente, se encargaron de suprimir la paritaria nacional y fijaron a los trabajadores de la educación como un “enemigo” del Estado.
“Si uno mira lo que hicieron en Finlandia no sólo en mantener los sueldos, sino algo previo que es el respeto de la profesión, una legitimidad social sobre la importancia del oficio docente. En eso Cambiemos hizo lo contrario, tomaron a los docentes como enemigo público e hicieron una campaña de desprestigio”, cuestionó el sociólogo.