Inicio La Pampa "El aislamiento es físico, no emocional"

«El aislamiento es físico, no emocional»

COMO AFECTA A LA ADOLESCENCIA LA CUARENTENA OBLIGATORIA

De pronto esa independencia que habían adquirido se cortó abruptamente. Esa necesidad de limitar el contacto con padres y madres trastocó una convivencia en continuado, las 24 horas y entre cuatro paredes. La rebeldía propia de la etapa madurativa que transitan y la necesidad de «callejear» y compartir muchas horas con amigos y amigas, se modificó de raíz. Para la adolescencia, el aislamiento obligatorio que impuso el coronavirus significa mucho más que estar encerrados y comunicarse por las redes sociales. Representa un desafío para el que nadie estaba prevenido. Y estar atentos a esa nueva realidad es una responsabilidad de quienes están a cargo.
«Si hablamos de adolescencia hay que tomar en cuenta que es una población que muchas veces es invisibilizada, y eso se hizo notorio en medio de esta pandemia. Hay que tener en cuenta que estamos en un contexto de una situación excepcional y que es de aprendizaje, que es nueva para todos y todas, y la adolescencia justamente es una etapa con muchos cambios, en lo corporal, en la madurez física y psíquica, en lo sexual, en lo social. Y es una etapa donde cobran gran importancia las relaciones con las amistades, porque por un lado se da la exogomia, que es la salida del hogar, de la familia; para interactuar mucho más con los pares, disminuye la dependencia con la familia de origen y aumenta la intensidad de las relaciones con pares y adultos fuera de la familia, por eso lo difícil del aislamiento social, porque justamente frena esta necesidad de vínculo con el exterior. Y como consejo en este sentido es importante que mantengan los vínculos con amistades de manera virtual, con la escuela, los clubes, la calle, con el afuera. El tema es que todo eso cambió bruscamente y entonces se generan distintas emociones», describe Noelia Davini, psicóloga y coordinadora del programa provincial de Salud Integral en la Adolescencia, que pertenece a la Dirección de Maternidad e Infancia del ministerio de Salud pampeano.
Los sentimientos a los que hace referencia Davini son la angustia, el enojo, la ansiedad; estados que también transitan los adultos frente a esta situación actual pero a los que hay prestar especial atención.
«Hay que estar atentos porque pueden aparecer otros tipos de alarmas como la depresión e incluso ideas vinculadas con el suicidio. Hoy los chicos y chicas pasan mucho más tiempo con padres o cuidadores y es normal que eso genere ciertas tensiones, y en eso también depende de las condiciones en que vive cada familia. Hay que tener en cuenta que los padres también se encuentran en la incertidumbre y puede haber stress y situaciones de desborde, por eso algo importante para transmitir es que esta situación es transitoria, es importante que pensemos que es una situación que va a pasar y en algún momento se va a volver a la rutina que teníamos», explicó Davini en diálogo con LA ARENA.
-¿Cómo se detectan esas alarmas en los adolescentes?
-«Este cambio en nuestras vidas cotidianas generan diferentes emociones y está bueno poder detectarlos y ponerlos en palabras, por eso hoy es tan primordial la escucha. Hoy prácticamente se convive las 24 horas entonces hay que habilitar esa vía de mucha palabra, de mucha escucha. Hoy estamos ante la posibilidad y la necesidad de repensar la manera de vincularse y establecer nuevas normas de convivencia, sobre todo cuando se comparte la vida con adolescentes».
Hoy todo sucede en la casa. Las tareas del colegio, la necesidad de hacer alguna actividad física, y también un nuevo escenario que brinda la posibilidad de establecer nuevas pautas de convivencia hacia el interior del hogar.
«Una manera positiva de sobrellevar el encierro es armar algunas pautas que nos lleven a una rutina, por ejemplo para la tarea colegial, para hacer actividad física, que ayuda a aliviar el stress y la ansiedad y se puede hacer en espacios bien reducidos. Hoy los adultos también deben ser más flexibles porque hay que tener en cuenta que todo lo cotidiano cambió y hay que adaptarse. Hoy la conexión virtual pasó a un plano fundamental y para la adolescencia es clave mantenerse conectados, con los amigos, con los familiares, es muy importante sostener eso porque hay un dato muy importante y es que el aislamiento es físico, no emocional», resaltó la especialista.
Davini también recomienda que los y las adolescentes se informen diariamente sobre lo vinculado a la pandemia pero que lo hagan a través de medios oficiales.
«Está bueno que una o dos veces al día sepan lo que está sucediendo, y lo recomendable es que sea a través del ministerio de Salud de la Nación y del ministerio de la Provincia. Hoy existe un bombardeo informativo que muchas veces tiene información errónea y malintencionada que no ayuda para nada».

Sueños y tareas.
Para muchas familias se vuelve difícil controlar las horas de sueños de los hijos adolescentes. Entonces, ¿cómo hacer para mantener cierta rutina cuando no hay posibilidades de salir del hogar?.
«Es importante que se mantenga una regulación en el sueño y las horas que duermen. Y creo que está bueno involucrarlos en las tareas de la casa como limpiar, ordenar, cocinar; sobre todo a los varones para no sobrecargar a las mujeres, que mayormente son las cargan con todo ese tipo de tareas domésticas. Debo decir también que en La Pampa los y las adolescentes están respetando mucho la cuarentena, es un aspecto positivo y como adultos debemos acompañar esa actitud de quienes tenemos a cargo».

Un proyecto en Diputados
Un grupo de 15 diputados de Juntos por el Cambio presentó un proyecto de ley para que Nación flexibilice el encierro de niños y adolescentes. Según el diputado Facundo Suárez Lastra, la cuarentena tiene una perspectiva «adultocéntrica» y es necesario adoptar un enfoque de protección para evitar un impacto en la salud física y emocional de los menores. «Muchos padres están viendo pasarla muy mal a los chicos, con mucha angustia y estrés», señaló. «Se debería contemplar al menos una salida al día al exterior, respetando las medidas de distancia social y supervisadas por un adulto», apuntó.

La atención esencial
Desde el programa de Salud Integral en la Adolescencia llevan adelante la atención de cuestiones primordiales respecto a la salud de chicas y chicos. Aunque por la pandemia del Covid-19 están suspendidos los turnos de rutina y está postergado el trabajo con los colegios y centros de salud, sí se mantiene la atención para casos esenciales o de urgencia como son la distribución de métodos anticonceptivos, el control del embarazo, las interrupciones legales del embarazo, casos de abusos sexuales, consumos problemáticos, trastornos mentales severos e intentos de suicidio.
«Esta situación de aislamiento nos obliga a repensar las estrategias de acercamiento con los y las adolescentes y mi preocupación es cómo llegar a ellos. En ese sentido estamos ya avanzando hacia una línea telefónica por celular para atender toda la problemática que involucra a la adolescencia», contó Davini.
Desde el Ministerio de Salud recordaron que los derechos sexuales y reproductivos «son temas prioritarios». El control del embarazo, el acceso a la interrupción legal del embarazo y el acceso a métodos anticonceptivos», son cuestiones que se mantienen en la primera línea de atención.
Davini recordó el Programa Adolencia tiene el teléfono 388900 (interno 3041) y el correo adolescencia.lapampa@gmail.com. El 0800-222-3444 es el teléfono de Salud Sexual.