Inicio La Pampa El aislamiento generó siete episodios psiquiátricos

El aislamiento generó siete episodios psiquiátricos

DURANTE LA PANDEMIA

Un total de siete personas, de las miles que fueron aisladas durante la pandemia en La Pampa, tuvieron que ser trasladadas para su internación en áreas de Salud Mental del sistema público de Salud de la provincia. Así lo revela el informe Sala de Situación Covid-19 publicado por el gobierno a mediados de este mes, el cual incluyó un reporte realizado por la Subsecretaría de Salud Mental y Adicciones de la provincia. Este aspecto de lo ocurrido con el abordaje preventivo de la epidemia no había sido analizado hasta ahora.
«Desde mayo a la fecha llevamos adelante procesos asistenciales de aproximadamente
2.500 personas aisladas. En 53 situaciones de crisis se requirió el traslado de personas desde los hoteles hacia los domicilios y 7 personas debieron ser derivadas al hospital para internación por motivos de salud mental», dice textual el reporte oficial.
Las crisis fueron atravesadas tanto por personas que ingresaron a la provincia como regreso y debieron transitar aislamiento en hotel, como así también personas aisladas con Covid-19 positivos, contactos estrechos y contacto de contacto estrecho, ya sea en hoteles o en casas particulares.

El dispositivo.
El informe explica que en los dispositivos de aislamiento (hoteles y domicilios) las prestaciones consisten, dependiendo las situación, en: llamado de primera escucha y monitoreo 24 horas; llamado a familiares para una mejor valoración; valoración y asistencia profesional, psicológica y psiquiátrica; visita al domicilio propuesto para aislamiento y provisión de medicamentos.
«Debido a intervenciones preventivas o tempranas, tuvimos menos intervenciones de crisis en hoteles, ya que pudimos evaluar los ingresos a la provincias de personas que venían con algún problema o padecimiento de salud mental antes de su ingreso y disponer cuál sería la mejor manera de transitar el aislamiento para esa persona teniendo en cuenta las condiciones para el aislamiento y las características del cuadro», sostiene el informe de Salud Mental y Adicciones (SMyA).

También adicciones.
El reporte revela que desde SMyA, desde el comienzo de la pandemia, se trabajó en aproximadamente 200 casos de personas que solicitaron el retorno a la provincia para quedar al cuidado de familiares o quienes ingresaron para brindar cuidados a algún familiar, como
así también quienes venían de otras situaciones de internación por problemas de salud
mental o adicciones.
En esos casos, las prestaciones fueron las siguientes: llamado de contacto a la persona y sus familiares, solicitud de certificados y documentación; valoración profesional y contacto con el profesional tratante de la persona; visita para la constatación del domicilio propuesto para aislamiento; elaboración del informe de la situación para su prosecución; coordinación con Gobierno y Justicia y la persona que ingresa y monitoreo diario durante los 14 días.

Casos agudos.
SMyA también se refirió a los casos agudos. «Desde octubre, cuando se disparó la curva de contagios la cantidad de personas que asistimos van siendo proporcionalmente menos, pero de un modo más intensivo. Ha sido favorable contar con registros más exactos sobre la situación de quienes ingresan y a ello sumar la valoración tanto de los operadores de las Líneas telefónicas (con más entrenamiento y capacitación) como de los equipos de salud que ya tienen meses de experiencia en monitorear personas aisladas», sostiene el informe.
Añade que la mayoría de casos fueron procedentes de Santa Rosa, Toay y General Pico, pero que también fueron atendidos pacientes de General San Martín, 25 de mayo, General Acha, Victorica, Santa Isabel, Guatraché, Conhelo y Vértiz, entre otras localidades.
En el final del informe, la Subsecretaría aclara que en las últimas semanas perdieron el registro ya que no fueron notificados regularmente con las listas de pacientes. Esto lo adjudicaron a la magnitud del trabajo a partir de los brotes (NdR: el pico se registró en la segunda quincena de octubre) y a la dispersión de información y a cambios en las estrategias de contención y bloqueo.
«Por diferentes medios y grupos de comunicación, los equipos de monitoreo de centros de salud, terapia intensiva, epidemiología y los equipos de hoteles, solicitan intervención de Salud Mental y Adicciones y se responde en tiempo real 24 horas a demanda», concluyeron.