Inicio La Pampa "El ajuste en el INTI causó el apagón"

«El ajuste en el INTI causó el apagón»

MACRI FRENO UN DESARROLLO QUE LO HUBIERA EVITADO

El INTI tenía casi listo un prototipo para anticipar fallas en redes eléctricas de alta y media tensión, pero el Gobierno de Cambiemos aplicó un ajuste presupuestario, quitó financiamiento al proyecto y lo descontinuó. Así lo afirmó el ingeniero Luciano Domínguez Pose, científico del organismo tecnológico y encargado de desarrollar una nueva tecnología que hubiera prevenido el corte masivo de luz que vivió Argentina el domingo 16.
«Inédito». Esa fue la palabra con la que Domínguez Pose calificó el masivo apagón que vivió el país hace una semana. Un suceso que se podría haber evitado de no ser por las políticas de achicamiento que impulsó el Gobierno de Mauricio Macri.
Es que desde 2011, el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) estaba trabajando en el desarrollo de una nueva tecnología con la que se hace posible ver el estado de la red eléctrica en tiempo «casi real», para anticipar fallas y tomar las medidas necesarias para evitar los apagones masivos.
«Sin embargo, decidieron interrumpir el proyecto», afirmó -en diálogo con Radio Noticias- Domínguez Pose, uno de los encargados del mencionado proyecto, quien aseguró también que Nación llevó adelante un «operativo impunidad» para que el apagón «quede en el olvido».

Proyecto innovador.
Según explicó el ingeniero el INTI lo contrató en 2011 -en la anterior gestión- «para abrir un laboratorio para estudiar y desarrollar equipos sobre las redes eléctricas. Este laboratorio venía a desarrollar una nueva tecnología» para prevenir fallas energéticas. La idea surgió para replicar un proyecto que se estaba desarrollando en Estados Unidos y Europa, ya que el país norteamericano vivió un apagón de grandes magnitudes que afectó a la costa este del país y parte de Canadá.
El balance fue catastrófico para el Gobierno de Estados Unidos: duró dos días, afectó a 60 millones de personas, se cobró la vida de 11 personas y costó 6 mil millones de dólares. «A partir de ahí empezaron a diseñar una nueva tecnología que incorpora a satélites, el sincronismo por GPS y fibra óptica. La ventaja es que permite tener casi en tiempo real» el estado de la red y «prevenir así posibles fallas», detalló Domínguez Pose.
«Comparado con el sistema anterior, que tiene hoy Argentina, que permite ver el desempeño del sistema pero con el retraso de 5 a 10 minutos, con lo que es menor la posibilidad de aislar una falla», precisó el ingeniero.
«En 2014, luego de investigar tres años, empezamos un consorcio público-privado con el objetivo de desarrollar de manera nacional estos equipos» para «que sean instalados» en la red. Sin embargo, en 2015 y con el cambio de gestión en el INTI, no se realizaron las inversiones necesarias para continuar el proyecto y en 2018 el presidente del organismo tecnológico, Javier Ibáñez, despidió al ingeniero junto a más de 200 trabajadores del área.
«Con el despido se dio cierre a la línea de trabajo, pero después con una lucha gremial y a través de un fallo de la Justicia, me reincorporaron porque era delegado gremial, junto a otros 20. De ese momento, no sólo no se ha puesto más un peso en el proyecto, sino que llevaron adelante un hostigamiento sistemático hacia los trabajadores por las denuncias que hacemos públicamente», denunció Domínguez Pose.

Operativo impunidad.
Sobre el apagón del domingo pasado y la decisión de realizar un estudio durante 15 días para dilucidar qué fue lo que lo provocó, el trabajador del INTI acusó que esa medida «es dilatoria» y tiene como objetivo hacer «que el tema quede en el olvido». «En 48 horas se puede sacar un informe donde uno vaya al hueso del problema», cuestionó.

-En tu opinión, ¿qué pasó entonces?
-Los datos que hay son muy específicos: sobrecargaron una de las dos línea de alta tensión, que vienen de la represa de Yaciretá, y esa decisión de sobrecargarla está relacionada con un interés económico de ganar más. Entonces estaban al límite transportando energía a partir de una línea, hubo además un problema meteorológico, hubieron fallas pero se puede asegurar que el sistema de seguridad que tenía que aislar esa falla no funcionó. Esto provocó un «efecto en cadena» en donde como «medida de protección» cada sistema que conforma la red salió fuera de servicio y se «desconectó todo un país, cosa que es inédito en el mundo», aseveró Domínguez Pose.
«Esto muestra lo precario del sistema eléctrico argentino y lo grave es que los usuarios pagamos unas tarifas carísimas y esos recursos no van a la mejora del sistema» y «habla de una negligencia de parte de los operadores y responsables tanto del Estado como de las empresas», apuntó el ingeniero.
Como principal responsable, señaló a la familia del presidente Macri y que, para cubrirlo, aseguró que desde el Gobierno se montó un «un operativo de impunidad montado porque lo que pasó tiene una gravedad inusitada».
Sobre el titular del INTI, Domínguez Pose lo calificó como «un barrabrava», haciendo alusión a una imagen que se viralizó hace tiempo donde el funcionario se lo involucró en una pelea en un partido de fútbol. «Esas son las personas que deciden sobre el futuro tecnológico del país y que está encargado de dirigir a 3 mil científicos en todo el país».

Persecución política.
Luciano Domínguez Pose denunció que los trabajadores del INTI -desde que asumió el Gobierno de Cambiemos- sufren de una «persecución política». «Cuando denunciamos cosas o hablamos con la prensa, como represalia, nos hacen descuentos de días, sin justificación, aunque de manera oral me han dicho que es por las denuncias que hacemos», reveló.
Dentro de las irregularidades que se viven día a día dentro del organismo tecnológico, el trabajador acusó que en el instituto «está pasando algo muy grave» ya que se están desviando montos millonarios del erario público. «Se han creado fundaciones y empresas fantasmas que realiza la típica operatoria de asignar de manera directa contratos millonarios y todo ese dinero lo están redireccionando hacia uno sabe donde. Dan contrato de 60 millones a 100 millones de pesos a empresas que no tienen experiencia en el rubro», cuestionó Domínguez Pose.