Inicio La Pampa El arte de decorar

El arte de decorar

MODELADO EN PORCELANA FRÍA

Analía Espinosa creó un emprendimiento en el que sorprende con sus creaciones para adornar tortas de cumpleaños, bautismos u otros.

Un robot Transformer, una Pantera Rosa, un bosque de animalitos. Las fotos y videos permiten deleitarse con algo tan tradicional pero que hoy mantiene su vigencia: los clásicos muñecos y adornos que se utilizan para las tortas, especialmente para cumpleaños infantiles, pero también para bautismos, casamientos, aniversarios y otros festejos que impliquen una torta para lucirse ante los ojos y saborearse en el paladar.

“La idea surgió porque cuando mi hija cumplió 1 año yo había visto una chica que hacía cosas en porcelana fría y le pedí un bosque con animalitos, pero ella no llegaba a hacerme el trabajo porque tenía un montón de demanda así que busqué y busqué pero no encontré nada similar, así que me dije: ‘¿y si lo hago yo?’. Le metí para adelante y al tiempito un amigo me pidió si le hacía algo similar, después alguien más me pidió y así empecé”, cuenta Analía Espinosa, una santarroseña de 45 años que luego de vivir muchos años en Buenos Aires retornó hace poco a su lugar de origen y puso en marcha “Anita”, modelado en porcelana fría.

“Lo que tiene este tipo de material es que es muy maleable, y una vez que lo trabajás queda muy firme, con una consistencia muy fuerte, es ideal para la decoración de la torta porque después te queda de adorno para una repisa o lo que sea. Hacer esto es una actividad muy placentera y no deja de ser una expresión artística, lo que trato es de transmitir algo a través de esa figura, de esa imagen que aporta un detalle en medio de un festejo importante”, resalta Analía.

Los pedidos llegan a través de Facebook e Instagram (modeladoAnita) y aunque la cuarentena impuesta por el coronavirus impide las grandes reuniones o festejos, las ganas de tener una torta con el deseo del niño o niña no se detiene.

“La gente igual sigue cumpliendo años y las tortas siempre están, se diferencia mucho lo que piden los nenes de lo que quieren las nenas. Mi hija cumple dos años ahora en junio y yo quiero que tenga algo lindo en su torta, así que es una costumbre que sigue vigente más allá de que no se pueda hacer una reunión presencial. Hoy se impuso esto del ‘Zoompleaños’ entonces la gente trata de hacer lo posible para que se parezca lo más posible a un festejo con amigos y familiares”, destacó la emprendedora.

Nuevo desafío

Durante su etapa en Buenos Aires, Analía pasó por distintos trabajos. Hasta que la llegada de su hija la llevó a modificar las prioridades y, al mismo tiempo, enfocarse en nuevas formas de ocupar tiempos y espacios con la posibilidad de generar un ingreso económico.

“Yo trabajaba de asistente en una empresa pero lo dejé porque con una beba no podía, así fue que empecé a pensar en tener una actividad que me genera la posibilidad de tener dinero y al mismo tiempo poder estar cerca de mi hija. Eso es un punto clave de cómo surgió el emprendimiento, hoy que ella ya va a cumplir dos años puedo despegarme un poco y tener espacio para hacer otras cosas por mi cuenta. Comencé hace poco pero creo que es una linda posibilidad para seguir desarrollando”.