Inicio La Pampa "El asfalto céntrico está colapsando"

«El asfalto céntrico está colapsando»

CALLES EN MAL ESTADO, UNA PROBLEMATICA GRAVE DE LA CIUDAD

Las precipitaciones y el intenso tránsito de vehículos se combinaron para dejar a la miseria las calles de nuestra ciudad, tanto de tierra como asfaltadas. Luego de tres días de lluvias y lloviznas, los barrios quedaron literalmente intransitables. La circulación resulta problemática incluso en pleno centro, donde muchas arterias lucen grietas y baches de dimensiones importantes.
El mal estado de las calles en Santa Rosa es una problemática de larga data, agravada por «la falta de mantenimiento urbano e insuficiencia de equipos viales para garantizarlo», advirtió el ingeniero Pablo Piñeiro, director de Vialidad del municipio. «Hay problemas puntuales en determinados lugares, pequeños sectores con calles de tierra rodeados por asfalto y sin aporte de suelo. Cuando llueve, el agua socava el piso y se forman ollas y zanjones», explicó.
Si bien esos pequeños manchones sin asfaltar requieren mayor urgencia, todo el casco céntrico se encuentra muy deteriorado. «Hubo falta de mantenimiento y con el paso de los años la carpeta asfáltica está colapsando». Piñeiro explicó que «cuando llueve, el agua ingresa por las grietas y el paso constante de los vehículos termina reventando» el asfalto.

Carpeta vieja.
Buena parte del asfaltado fue renovado hace algún tiempo mediante «un tratamiento en frío, con una lechada asfáltica que ya está vieja y carece de elasticidad suficiente». La fragilidad de ese tratamiento se incrementó por falta de mantenimiento y los pisos ya no pueden soportan el tránsito sin romperse.
Tras la última lluvia, muchas arterias quedaron tan destruidas que debieron cerrarlas. La Dirección de Tránsito cortó la circulación en diversos sectores cerca de la laguna, donde varias calles (Escalante, Falucho, Juan B. Justo, Avenida San Martín, El Fortín, Don Bosco, Cervantes, Centeno, Colombia, Autonomista, Circunvalación, Chile, y las avenidas Circunvalación, Uruguay y Perón, entre otras) se encuentran muy afectadas.
Lo mismo sucedió en algunos barrios. Hubo cortes sobre calle Toscano Sur entre Tellez y Andrada, donde se encajaron varios vehículos. También permaneció cortada transitoriamente la calle Evangelista. Y el jueves se hundió peligrosamente el asfalto de calle Tita Merello, en el acceso al Parque Industrial. Operarios de la Administración Provincial del Agua (APA) comprobaron que el hundimiento coincidía con la traza cloacal «ejecutada recientemente por una empresa contratista». Como la obra se encuentra «en periodo de garantía», solicitaron a la constructora que retire los restos de pavimento «para verificar conjuntamente su estado y las condiciones de la instalación», antes de arreglar la calle.

Barrios nuevos.
Las lluvias también desnudaron el pésimo estado de las calles de tierra y los vecinos se quejan por falta de mantenimiento. Para esa tarea se requieren máquinas motoniveladoras y el municipio sólo cuenta con nueve, con un promedio de 25 años de edad. «Y no todas están funcionando», aclaró el ingeniero. Pero modernizar el parque de maquinarias no resulta sencillo: una motoniveladora cuesta «entre 14 y 15 millones de pesos».
La gran extensión de la red urbana es otro inconveniente serio. Con el equipamiento y personal actual, hacerle una sola pasada completa a todas las calles de tierra «demandaría unos cinco meses». Nuestro ejido municipal cuenta con unos 300 kilómetros de calles asfaltadas y unos 250 kilómetros de arterias de tierra (que requieren riego y mantenimiento), además de una red de caminos vecinales (zona rural) de 330 kilómetros.
Pero el mantenimiento depende también de otros factores, «como el tipo de suelo». «En la zona detrás del Casino -ejemplificó Piñeiro- hay arena: con las lluvias se forma barro, pero no se pierde piso y es posible transitar». En cambio, algunos barrios nuevos «tienen calles con pendientes pronunciadas, que el agua socava formando zanjones muy peligrosos».
Según la zona, varían los requerimientos: «no es lo mismo regar calles en Villa Martita que en el barrio Néstor Kirchner», porque la existencia de buena forestación marca una diferencia decisiva a la hora de realizar riego y mantenimiento.
«En los barrios nuevos es necesaria una campaña de pavimentación. Al menos, asfaltar corredores, como estamos haciendo para descongestionar el primer tramo de la Avenida Perón, mediante el corredor Telén-Acha». Piñeiro contó que la actual gestión municipal encontró «barrios muy abandonados, con muchos basurales» y consideró imprescindible «encarar un trabajo integral, con equipos y cuadrillas en cada barrio, para hacer limpieza y arreglar las calles».

Obra ambiciosa.
Más allá de la crisis y la incertidumbre derivadas de la cuarentena, hay planes para hacer una reparación integral del asfalto céntrico. A partir del convenio suscripto con el gobierno provincial, Santa Rosa iniciará «una obra de bacheo en caliente, empezando por el sector más afectado (zona este), desde calle González hasta la laguna».
El ingeniero Piñeiro detalló que esta tarea consiste en «fresar la carpeta vieja donde el asfalto se encuentra deteriorado, hasta una profundidad de cinco centímetros. Allí se vierte la mezcla en caliente, se compacta y se nivela». Finalmente, se coloca «una capa de microaglomerado en frío», aunque para esta tarea habrá que aguardar porque el material (slurry o lechada bituminosa) no puede trabajarse a bajas temperaturas.
Por eso, hasta que lleguen días más templados sólo ejecutarán «tareas de bacheo, badenes y cordones, mientras aguardamos para entrar con el microaglomerado», concluyó Piñeiro.