Inicio La Pampa El campeón que va del tractor al auto de carreras

El campeón que va del tractor al auto de carreras

MATIAS HERNANDEZ

Todos los días alrededor de las 17, Matías Hernández termina de trabajar en el campo de la familia y vuelve a Trenel para seguir preparando el Renault Clio, con el que defiende el título de campeón de la categoría Zonal 2000, cuya tercera estaba programada para este fin de semana en el autódromo provincial, pero se postergó ayer miércoles debido a la situación epidemiológica por la pandemia del coronavirus.
Matías, que heredó la pasión por el automovilismo de su padre, tiene 26 años. Comenzó a correr a los 14 años en kárting y sumó tres subcampeonatos en las categorías junior, monomarca y 125 cc. con caja. Luego estuvo más de un año y medio inactivo hasta que decidió volver a competir, pero esta vez en autos con techo. Su primera experiencia fue en el Promocional Pampeano, luego lo hizo en la Fórmula Renault Pampeana hasta que llegó en 2017 al Zonal 2000.
-¿Cómo fue que comenzaste a correr en kárting?
-Mi padre siempre fue un apasionado por las carreras de autos, y yo también. Mi hermano Martín llevaba varios años corriendo en kárting hasta que un día mi padre me invitó a que me subiera a un kart para probar y me encantó. También corrí en motocross, inclusive gané una carrera en enduro y me compré una moto nueva, pero entrenando me quebré una rodilla por una caída y estuve tres meses sin caminar. Fue por eso que mi padre me convenció a volver a correr, pero en un auto.
-¿Por qué elegiste el Zonal 2000?
-En el Zonal 2000 debuté en 2017 con un Fiat Palio, y apenas me subí a este auto me sentí cómodo y hoy disfruto esta categoría. Esto no me había pasado en el Promocional, en la que disputé cinco fechas y gané una final, ni tampoco en la Fórmula Renault Pampeana.
-¿Cómo fue el crecimiento en el Zonal 2000?
-Debuté en esa categoría a mediados de 2017, y al año siguiente, que pude correr todas las fechas, fui subcampeón con un Fiat Palio. En 2019 corrí con un Fiat Uno, un auto que me dio muchas satisfacciones y con el que salí campeón. Hoy estoy corriendo con un Renault Clio.
-¿Por qué decidiste cambiar nuevamente de auto?
-El Fiat Uno no tenía la misma potencia que los demás autos, por más que haya ganado. Y como por reglamento no podía realizarle ninguna modificación al motor para sumarle los caballos que me faltaban, decidimos comprar un Clio.
-¿En esta temporada, nuevamente sos el principal candidato al título?
-Estoy primero en el campeonato, pero recién se disputaron dos fechas. Quedan muchas carreras y no hay que bajar los brazos. Después de cada competencia hay que seguir trabajando, no debemos bajar los brazos.
-¿Cuál es la clave para ganar en el Zonal 2000?
-No hay una clave. El equipo, integrado por mi padre, los mecánicos Diego Quaglia y Wálter Coria y el chasista Federico Cuadrelli, trabaja a conciencia en el taller que tenemos en Trenel para que el fin de semana no nos sorprenda nada. Luego de disputar una fecha, el auto se desarma y se revisa por completo. Le dedicamos muchas horas al chasis y al motor lo mandamos a Bahía Blanca, donde lo preparan. Para ganar hay que tener un buen auto, manejarlo de forma prolija y tener una buena cuota de suerte. Por mi personalidad, quiero andar cada vez mejor, soy muy exigente conmigo. Después de cada carrera analizo los errores que cometí en la pista y qué debo mejorar.
-¿Cuál es el momento que más disfrutás de una carrera?
-Cuando ganó siento una gran alegría, es muy lindo. Y el peor momento son los segundos antes de ponerse en marcha la carrera. Me pongo nervioso, y se me pasa cuando el semáforo se pone en verde. Siento que vuelvo a ser yo.
-¿El haber ganado el titulo, te quitó entusiasmo?
-Para nada, quiero ganar otra vez el título en esta temporada. No sólo que no me quitó entusiasmo, sino que además me obliga a trabajar más para andar mejor.
-¿Sos un piloto que de especular con el resultado?
-Salgo a ganar, por más que mi equipo me diga que por ahí no me conviene por los kilos de lastre que pueda sumar. Opinó que uno nunca sabe qué puede pasar en la siguiente carrera, entonces si se puede ganar es mucho mejor.

Bahía Blanca.
Matías Hernández arrancó la temporada ganando en el autódromo Aldea Romana de Bahía Blanca. «Me encantó correr en este circuito porque es muy técnico, obliga a manejar bien. Lo que no me gustó fue el predio, las instalaciones».
-Qué opinás sobre correr en autódromos fuera de La Pampa?
-Me gusta tener la posibilidad de correr en diferentes circuitos. En 2019 todas las carreras fueron en La Pampa y la verdad que fue aburrido.
-¿Tenés pensado correr en otra categoría?
-Si fuera por mí me gusta el Turismo Nacional, pero es imposible por el costo. Quizás vaya a probarme al Turismo de Bahía Blanca, con autos parecidos al Zonal 2000. Por ahora mis energías están puestas en defender la corona.

Se postergó la carrera
La tercera fecha puntable de las categorías zonales que estaba prevista para este fin de semana fue postergada por el Covid-19.
La Federación Pampeana de Automovilismo Deportivo (Fepad) comunicó ayer a la tarde que “a raíz de la situación epidemiológica actual, se suspende toda la actividad del deporte motor por tiempo indeterminado”.
Cabe recordar que este fin de semana iban a competir en el Autódromo Provincia de La pampa el Supercar Región Pampeana, el Zonal 2000, el Promocional, el Turismo Pista Pampeano y la Fórmula Renault Pampeana, que sumaban alrededor de 70 pilotos de La Pampa y provincias vecinas.
Lla cancelación de la carrera no cayó muy bien en el ambiente automovilístico debido a que los pilotos estaban dispuestos a cumplir con los protocolos sanitarios, tal como había sucedido en las pruebas libres como así también en las competencias que se realizaron este año en febrero y marzo.
“Si nos dicen que nosotros no podemos correr, esperemos que tampoco lo puedan hacer otros deportes, como el fútbol, para que entre todos colaboremos con la lucha por el Covid”, dijo un piloto y ex dirigente de la Fepad.