Inicio La Pampa El caracol no era africano

El caracol no era africano

Los enormes caracoles aparecidos en Catriló no corresponden a la peligrosa especie de origen africano -posibilidad que había generado algo de preocupación-, sino a una especie habitual y autóctona de nuestro país. No obstante, el parecido es grande y suele generar confusión.
Así lo informó la oficina de prensa del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), luego que un vecino de esa localidad se pusiera en contacto con esa repartición y le informara de la presencia de los moluscos en la localidad, y enviara fotografías de algunos ejemplares.
El Servicio se puso en contacto con el vecino catrilense y, tal como se había comprometido, le envió un breve informe sobre el peritaje realizado.
«Por lo que se observa en la foto, las características del ejemplar no coinciden con las del Caracol Gigante Africano», informó el Senasa. «No se trataría de la especie ‘Lissanchatina fulica’, sino del vulgarmente llamado Caracol Blanco, ‘Megalobulimus sp.’, caracol terrestre autóctono de Argentina».
Se trata de una de las especies de caracoles terrestres de mayor tamaño, ya que suele alcanzar los 10,5 centímetros de longitud, «y suele confundirse frecuentemente con el Caracol Gigante Africano», reconoció el Servicio.
Con este breve parte, queda descartada la posibilidad de que se trate de la especie invasora, considerada una de las plagas más peligrosas para los cultivos.
La novedad de la aparición de los ejemplares, y de la notificación al Senasa, fue reproducida por la radio de frecuencia modulada Fusión de Catriló y motivó preocupación por un lado y varios comentarios por el otro. Entre los comentarios, varios vecinos dijeron haber visto ejemplares parecidos en sus patios o en terrenos baldíos.
Los ejemplares que motivaron el alerta fueron hallados en el Plan 3.000, sobre calle Belgrano, de la localidad de Catriló.