Inicio La Pampa El Club San Martín es otra víctima de Hecker

El Club San Martín es otra víctima de Hecker

ENTIDAD DEPORTIVA TENIA SUS AHORROS EN LA FINANCIERA

(General Pico) – El Club San Martín de Quemú Quemú, es una de las instituciones del medio que denunció penalmente al financista Cristian Javier Hecker, quien junto a su madre (Yolanda Martín), afronta una causa penal en la Justicia piquense, por el cargo de «Estafas reiteradas». Hasta el momento ya había más de 110 denuncias contra el empresario, que totalizaban un monto estimado de 120 millones de pesos.
Alfredo Andrés preside la que es, una de las dos entidades deportivas del pueblo y que septiembre de 2022, arribará a su centenario.
El club, a diferencia del Deportivo Argentino de Quemú, no tiene competencia futbolística federada en el ámbito de Liga Pampeana de Fútbol, pero si dispone de canchas para la práctica de este deporte, como de otras disciplinas, tales como padel, tenis, básquet, pelota, vóley, rubgy, atletismo, patín y hockey.
«Este es un club más social que reúne a casi todas las actividades. Es un club recreativo muy interesante al que acude todo el pueblo y acá se hacen los Pro Vida de invierno y verano. Tenemos cerca de 400 socios y siempre trabajamos en alguna obra», dijo el dirigente deportivo en diálogo con LA ARENA.
Este año, la entidad había comenzado la importante obra de refacción de baños y vestuarios, que le implicará una inversión cercana al millón de pesos. Parte de los fondos previstos para este trabajo, quedaron «dentro» de la financiera y no pudieron recuperarlos.

Arreglos paralizados.
La dirigencia de San Martín había planificado afrontar la obra, con los ahorros que tenía en la financiera de Hecker y con los fondos que pensaba recaudar en diferentes eventos, como un espectáculo musical y una lotería familiar.
«Durante el año se hacen distintas mejoras en el club. Esta vez se cambiaron las luminarias de las canchas, se están colocando luces LED y esta semana terminaban de colocar nueve cámaras de seguridad. También se le puso el piso atérmico a la pileta, pero teníamos una obra pendiente e importante, como es la renovación de los baños y vestuarios ya que están bastante deteriorados. Arrancamos con la obra que también incluía la construcción de un baño para personas con discapacidad, que ya tiene las paredes levantadas. Fueron 15 días de trabajo que tuvimos que dejar porque nos quedamos sin plata y por la cuarentena también. Esos trabajos los íbamos haciendo con plata que íbamos recaudando y es una obra que nos iba a demandar entre 5 y 6 meses», dijo.
Además agregó: «La plata se había puesto en la financiera para que no perdiera valor y después, pasó lo que pasó. Habíamos puesto un poco más de 400 mil pesos y la obra de los baños es de alrededor de un millón de pesos. Es decir que no la íbamos a hacer con la plata ahorrada, pero la idea también era hacer una lotería familiar, prevista para julio, para la que ya teníamos los premios comprados (dos motos y una bicicleta); y por otro lado, pensamos en una peña, con una academia local. Con todo ese pensábamos terminar la obra para mediados de julio».
Luego que LA ARENA diera cuenta de las primeras denuncias que dieran inició a la investigación judicial, el pueblo quedó convulsionado y, desde ese momento hasta hoy, durante más de un mes, la Comisaría de Quemú, recibió más denuncias de manera diaria. Al punto que hoy son más de 110 e incluso, algunas se hicieron en las sedes policiales de Colonia Barón, Catriló y Miguel Cané.
La dirigencia del Club San Martín se entrevistó con Hecker, luego que salieran a la luz los diferentes reclamos. Según indicó Andrés, el empresario les hizo la misma propuesta formal de pago que le hizo a cada uno de sus acreedores.
«Fuimos a verlo para ver que podía llegar a pasar y nos ofreció la propuesta que le hizo a todos, que nos iba a ir pagando a largo plazo. Fue una cosa muy agarrada de los pelos. En el caso nuestro fue de forma circunstancial que pusimos la plata para no tenerla inmovilizada, era solo para eso. Ahora vamos a esperar a ver que pasa, pero esto nos deja mal en varios sentidos: primero, porque a esa plata no la vamos a contar ni ahora ni en el corto plazo: segundo porque el club hoy por hoy está cerrado y no tenemos perspectivas de realizar algún evento para recaudar fondos; y por último, si se levantara la cuarentena vamos a estar complicados porque tenemos los baños desmantelados», finalizó.