El Colorado en crisis

Una inusual bajante del río Colorado llevó preocupación a las comunidades ribereñas ubicadas aguas abajo del embalse de Casa de Piedra. En Río Colorado, provincia de Río Negro, aseguran que peligra la toma desde el curso para la provisión de agua potable y que hay una importante salinización, según plantean entidades ambientales. La entidad estatal que distribuye el líquido en ésa ciudad, Aguas Rionegrinas, reveló que están “al límite” en la estación de bombeo y que ya prevén acciones alternativas. El intendente de La Adela, Juan Barrionuevo, admitió la situación pero aclaró que en ésa localidad pampeana la provisión no corre peligro “porque la captación es a través de las napas”.
El tema fue visualizado ayer por el medio local Noti Río, que recogió testimonios de funcionarios. “Estamos al límite, bombeando agua a solo unos 40 centímetros, si baja un poco mas tendremos que hacer tareas para garantizar el abastecimiento de la población. Las lluvias de las últimas semanas en algunos puntos de las provincias han ayudado que esos milímetros ayudaran a tener un poco más de 15 metros cúbicos por segundo, pero si en 10 ó 15 días no vuelve a llover traerá seguramente algunas complicaciones”, Marcelino Lochbaum, inspector de red del Departamento Provincial de Aguas en Río Colorado.
“En estos años la reducción (de la erogación en Casa de Piedra) fue entre 20 y 25 m3/s, pero desde el 18 de mayo llegó la notificación que se bajó a 15 m3/s, una de las medida más bajas, al límite de lo que está permitido”, detalló el funcionario.

Década crítica.
La crisis hídrica del Colorado tiene su explicación en la escasez de nieve en la zona cordillerana, que ya lleva una década o más. Por ello, como ocurre desde hace algunos años, desde mediados del mes de abril el Comité Interjurisdiccional del Río Colorado (Coirco), habilitó que el embalse de Casa de Piedra comience con el período de veda de riego para el ciclo 2018 y comenzó con las reducciones hasta los 35 metros cúbicos por segundo.
Hasta ese régimen las entidades oficiales garantizaban el normal funcionamiento de las obras de toma de las plantas potabilizadoras entre ése dique y Pedro Luro en la provincia de Buenos Aires.
Diez días más tarde apareció una problemática en las localidades aguas abajo que toman agua del río para la provisión de consumo humano cuando el desembalse de Casa de Piedra descendió a 25 m3/s, para optimizar la recuperación de la reserva del embalse y garantizar el riego a las producciones durante la próxima temporada.
La situación empeoró la semana pasada cuando la erogación se redujo a 15 m3/s, uno de los más bajos caudales desde que en el 2007 se inició un ciclo de poca precipitación nívea en la cordillera.

Canal derivador.
Noti Río reveló que en éstos últimos días, ante ésta realidad, la empresa estatal Aguas Rionegrinas realizó algunos aprestos alistando bombas, algunos equipos y maquinarias, previendo que si el caudal baja aún más tendrán que poner en marcha un “plan de emergencia”. Esto consiste en la construcción de un canal en el lecho del río que alimente la zona de “toma” ya que a ésa altura el cauce principal del río pasa sobre la costa pampeana.
Los responsables de la administración de la cuenca hídrica, que comparten las provincias de Mendoza, Neuquén, Río Negro, La Pampa y Buenos Aires, señalan que la merma de agua se extenderá hasta fines del mes de julio, cuando se comience a aumentar el caudal como ocurre habitualmente. Sin embargo este año soslayan la posibilidad de que ésta situación se extienda entre 15 y 20 días.

Preocupa el contrabando
“El hilo de agua que apenas ocupa un reducido espacio en el cauce río abajo de esta localidad, también pone en alerta al Senasa, porque existen muchas posibilidades de que el ganado bovino cruce de una costa a otra (de La Pampa o Buenos Aires a Río Negro)”, advirtió el diario Río Negro. El escaso caudal ya no es impedimento para que el ganado pase, en pie, de una costa a la otra, “por lo que existen cientos de kilómetros por donde puede ingresar ganado de contrabando”. Uno de los casos más resonantes ocurrió en 2016, cuando se pasaba ganado en pie desde campos de La Adela hacia Río Negro.

“Una muestra de lo que puede pasar”
El jefe comunal de La Adela, Juan Barrionuevo, abordó el tema con LA ARENA. En su contacto admitió que hay una histórica bajante del río Colorado, pero desestimó que ésa localidad tenga problemas en el servicio de agua potable porque no capta del río sino de las napas. Aprovechó para poner en superficie la cuestión de Portezuelo del Viento: “hoy que estamos al límite es buen momento para que Río Negro se plantee lo que puede pasar con ésta obra en manos de Mendoza”.
“Hay una importante bajante estacional del río que es más pronunciada que otros años. En nuestro caso no afecta la provisión de agua potable porque nosotros no la tomamos del curso del río sino de las napas”, explicó el jefe comunal.
El mandatario es uno de los principales críticos de la obra de Portezuelo del Viento y lanzó su visión sobre la incidencia de dicho proyecto en la actual situación hídrica de la región. “Hoy, que estamos al límite, tenemos una muestra de lo que nos puede pasar si Mendoza maneja el recurso hídrico del Colorado; los pampeanos ya tenemos experiencia con el Atuel y el Salado. Espero que Río Negro comience a dimensionar la situación”, señaló.
“Hasta ahora solo desde La Pampa hemos hecho reclamos. Actualmente no está Portezuelo y tenemos problemas. Por ejemplo (la represa de) Salto Andersen funciona de a ratos, hay escasez de agua para consumo humano y también tenemos limitaciones para la producción bajo riego. ¿Se imaginan cuando hagan ése embalse, tengan que llenarlo, y las decisiones las tome Mendoza?”, planteó.
“Mas allá de la posición política de la provincia de Río Negro, los concejos deliberantes de Río Colorado y el nuestro han mostrado preocupación por el tema de Portezuelo del Viento. Desde La Adela estamos gestionando con el director de Recursos Hídricos, Javier Schlegel, una charla informativa con los espacios deliberativos de ambas localidades. Es importante abordar las alternativas negativas que nos plantea ésta obra a todas las provincias que comprendemos la cuenca”, concluyó Juan Barrionuevo.