El Concejo piquense aprobó la venta de comida en carros

INTERESADOS DEBERAN TENER UNA HABILITACION Y PAGAR UN CANON

Uno de sus propulsores, el cocinero profesional Ricardo Belfiore, dijo que hace tiempo venía pensando en la posibilidad de este tipo de emprendimiento. Pero al momento de invertir se dio cuenta que no había una reglamentación en la localidad.
El Concejo Deliberante piquense aprobó en la última sesión la ordenanza para regular “la actividad de venta de comida en carros y camiones en la vía pública”. Los llamados “foodtruck” hasta ahora no estaban habilitados para ejercer el comercio en esta localidad y, junto a Ricardo Belfiore, ya hay otros interesados que pidieron asesoramiento en el cuerpo legislativo.
La ordenanza explica que se definen como camiones de comidas a los vehículos motorizados autopropulsados y como carros gastronómicos a los remolcados que habilite la autoridad municipal, para la cocción, preparación, elaboración y expendio de alimentos y bebidas autorizadas.
En diálogo con LA ARENA, Belfiore recordó que hace unos 12 años que tienen una pastelería en la ciudad, si bien su profesión es cocinero profesional. Con su experiencia viajando por diferentes eventos gastronómicos pudo ver la potencialidad de los camiones de comida y entonces pensó en la posibilidad de implementarlo en esta localidad. Aprovechando parte de los panificados que están produciendo en la panadería y agregando un menú que hoy no se ofrece en restaurantes y rotiserías.
Con la propuesta de ofrecer bagels de salmón ahumado, mondongo a la española, hamburguesa de cordero, ciabatta con entraña y otras delicias el cocinero piquense espera conquistar los paladares. Pero esa opción no se puede brindar en la pastelería y un local móvil sería una alternativa.
“Antes de invertir fui a averiguar al concejo”, explicó, porque comprar un tráiler es una inversión importante. Entonces se enteró de que no había una reglamentación, por lo que comenzó a indagar en las normativas de Toay, Santa Rosa, Neuquén, Tandil y otras ciudades que ya la tienen. Después presentó su propuesta en el Concejo y con el análisis de los ediles se llegó a una respuesta favorable.
Belfiore ve con buenos ojos esta oportunidad comercial que ya tiene interesados entre los vendedores de cerveza artesanal y servirá para ampliar la oferta gastronómica de General Pico.

Habilitaciones.
Las habilitaciones serán otorgadas por la autoridad de aplicación, por el término de un año y junto con los requisitos de habilitación y funcionamiento uno de los artículos agrega que “se deberá dejar constancia del lugar, fecha y horarios de funcionamiento”.
Esa confirmación servirá para los controles y además porque los carros de comida no podrán ubicarse a menos de 100 metros de otro comercio del mismo rubro. Junto con los requisitos sobre control de alimentos e instalaciones adecuadas, para elaboración de alimentos, eliminación de desechos y provisión de energía, el rodado también deberá cumplir con las legislaciones de la Ley Nacional de Tránsito.
Los camiones gastronómicos podrán expender: bebidas analcohólicas como agua, aguas saborizadas, gaseosas, jugos y productos similares; infusiones almacenadas en termos y servidos en envases descartables de primer uso; bebidas alcohólicas según lo dispuesto en la ordenanza 110/01 y sus modificatorias; jugos y ensaladas de frutas, expendidas en envase descartable;
Además, productos de panificación y sándwiches como hamburguesas, con chorizo, fiambres y embutidos, lácteos y otros cortes cárnicos. También papas fritas, pizzas y empanadas, y cualquier otro producto de elaboración artesanal.
Los camiones de comidas y carros gastronómicos, de manera opcional y con autorización de la autoridad de aplicación, podrán colocar mesas y sillas móviles, en la cantidad que se le autorice y abonando un canon. Además, deberán responsabilizarse por la instalación de un baño químico.
Junto con la legislación ya se establecieron los valores de las multas que se extenderán a quienes estén en infracción.