Inicio La Pampa El consumo de carne cayó 8%, cerca del mínimo histórico

El consumo de carne cayó 8%, cerca del mínimo histórico

DERRUMBE EN MAYO

El consumo de carne vacuna sigue en retroceso y registró en mayo último una caída interanual de casi el 8 por ciento, según reveló en un informe la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina (Ciccra). Si se toma en cuenta los primeros cinco meses del año, en comparación con el mismo período del 2018, el derrumbe es aún más pronunciado: 12,1 por ciento.
La contracción de la demanda interna de carne bovina es otro dato que refleja la crítica situación que atraviesa el país y que se agudiza día a día. Los factores son variados pero esencialmente se explica por el deterioro en los salarios de los argentinos y, en consecuencia, en la pérdida del poder adquisitivo.
El indicador del consumo promedio alcanzó los 53,7 kilos anuales, lo que se traduce en una caída del 7,9 por ciento interanual, cifra que la coloca en los niveles más bajos registrados en los últimos ocho años. Tomando en cuenta el periodo enero-mayo, el desplome es mayor: la demanda se situó en los 50,5 por ciento, lo que arrojó una caída del 12,1 por ciento anual, según informó la Ciccra.
Las estimaciones de la cámara empresaria una caída frente a los niveles heredados durante el Gobierno anterior. En los primeros cinco meses de 2015, el último año de la gestión del kirchnerismo, el estudio reportó que el consumo promedio por habitante rondó en los 58 kilos. En ese sentido, las cifras reportadas por las empresas cárnicas marcan una caída de 7,4 por ciento en cuatro años.

Hacia fuera.
Por otro lado, la Ciccra también precisó que el volumen de producción destinado al mercado local descendió a 946 mil toneladas, registrando de esta manera una caída 11,2 por ciento, mientras que se reveló un incremento del peso de las exportaciones sobre el total de la producción de carne bovina.
Entre enero y abril, las ventas externas alcanzaron a representar el 21,5 por ciento del total, lo que se trata de los valores más elevados desde 2005 y cuyo mercado principal es el chino. Ante este escenario, desde Ciccra señalaron como «preocupante» que «en abril la concentración de los embarques en un único destino llegó a un récord: de cada cuatro kilos exportados de carne vacuna, tres kilos se enviaron a China».

Caída generalizada.
Sin embargo, la caída en la demanda de la carne vacuna no fue la única que alcanzó cifras preocupantes. Según un informe que presentó Universidad Nacional de Avellaneda (Undav), el derrumbe en el consumo es una realidad que también se percibe en otros bienes y servicios. Es decir, en toda la economía.
En dicho estudio se evidenció que las contracciones llegan a bienes sensibles como la carne, pero también a los bienes durables: los autos vendieron 55% menos en mayo, las heladeras 30,8% y las computadoras 58,3%. Los comercios pequeños y medianos sufrieron una baja de sus facturaciones de 20,5% entre 2015 y 2019 (y de 12,1% en el último año).
«El consumo interno transita un contexto crítico hace más de un año. Los factores son múltiples. A la elevada tasa de interés, que desincentiva la compra en cuotas, se suma la caída en el poder adquisitivo asociada al proceso de alta inflación», explicó la Undav.