El crítico estado de una transitada esquina santarroseña

Santa Rosa vive un crítico momento relacionado con la obra pública desde hace tiempo. Sin embargo, la paciencia parece agotarse y los vecinos adoptan distintas medidas ante sectores literalmente destruidos.

Uno de estos espacios es la esquina de Corona Martínez y Allan Kardec: una intersección poblada, comercial, y muy movida dentro del barrio que une Colonia Escalante con el Atuel: apenas a dos cuadras de la avenida Luro.

En esta esquina hace meses que se registran pozos de importante tamaño, profundos y repletos de agua con olor. Hubo hasta accidentes de tránsito y los vecinos manifestaron  este malestar al ampliar que llamaron, en determinadas oportunidades, al municipio pero “en ningún momento vinieron arreglarlo”.

Los propios vecinos se indignaron al sostener que “el agua que se acumula tiene hasta olor a cloaca y es asqueroso: vive mucha gente acá, hagan algo”.

Y el panorama es realmente desalentador: el agua, como una suerte de río, corre por los cordones y se extiende por al menos dos cuadras. El barrio, con negocios, comercios y un movimiento relevante de personas que van y vienen, sufre las consecuencias de la obra pública desde hace tiempo.

Dentro del Atuel, por ejemplo, un departamento se vino abajo por los desagües cloacales: su propietaria salió por los distintos medios locales ante semejante tristeza.

Se suma así a la lista de espacios públicos destrozados. En Chile y Wilde, por ejemplo, a pocas cuadras, los pozos se “tragaron” vehículos y el estado del pavimento es detestable.