Inicio La Pampa El cuerpo hallado es de Moisés Durán

El cuerpo hallado es de Moisés Durán

LAGO DE CASA DE PIEDRA: FIN DEL CALVARIO PARA LA FAMILIA DE LOS PESCADORES Y EL EQUIPO DE BUSQUEDA

Con el hallazgo del cuerpo de Moisés Durán (44 años), se cierra un triste y duro capítulo para los familiares de él, y de Eduardo Aranguez y Darío Aranguez, los tres pescadores que hace más de un mes habían desaparecido en el lago de Casa de Piedra.
Un peón rural, que hacía tareas ganaderas, lo encontró en una de las bahías que tiene el lago en la costa pampeana. Estaba a aproximadamente 10 kilómetros de donde habían aparecido sus familiares. La policía confirmó a LA ARENA que familiares lo reconocieron y que la autopsia confirmó que la causa de muerte «fue por inmersión».

Pesca fatal.
Poco antes del mediodía del lunes 30 de septiembre, Eduardo Aranguez (52), su hijo Darío Aranguez (31) y el sobrino, Moisés Durán (44), se aventuraron en el lago de Casa de Piedra en una excusión de pesca a bordo de una lancha a motor. Era un lugar que conocían bien porque concurrían habitualmente para esa práctica.
Los familiares comenzaron a preocuparse en la noche del martes 1 de octubre, cuando ellos no llegaron a ver el partido entre River y Boca, tal como habían prometido. Un grupo de ellos fue hasta el lugar y allí hallaron la camioneta y en la caja los salvavidas, pero ni rastros de la embarcación ni de los pescadores. Regresaron a Catriel a las 2.30 del miércoles 3 de octubre y fueron derecho a la seccional de policía a denunciar la situación.

La búsqueda.
De inmediato se activó el protocolo de búsqueda y desde la primera hora de ese día un grupo interdisciplinario, compuesto por distintas fuerzas de Río Negro y La Pampa, comenzaron a rastrearlos. Ese día apareció el cuerpo de Eduardo Aranguez y una mochila con pertenencias de los pescadores en inmediaciones del criadero de truchas en la costa pampeana, en cercanías de la Villa Casa de Piedra. Y recién el domingo 27 lograron dar con el cuerpo de Darío Aranguez.
El pasado domingo, a la tarde, dieron con el tercer desaparecido. Un puestero de la zona de Casa de Piedra visibilizó, cerca de las 18, su cadáver dentro del lago en la costa pampeana. Estaba en un sector relativamente cercano al lugar donde días atrás fueron hallados los cuerpos de Eduardo y Darío Aranguez (padre e hijo). El hallazgo se produjo del lado pampeano en el puesto «La Pintada», de la familia Llantén, a unos diez kilómetros al oeste del puesto Pardo, donde encontraron los cuerpos de los Aranguez. El lugar estaba ubicado casi en frente de donde se habían embarcado oportunamente, donde el ancho del lago es de unos cuatro kilómetros solamente.
El encargado del destacamento de Casa de Piedra, comisario Samuel Zúñiga, consultado por este diario brindó algunos detalles del hallazgo. «Un peón estaba recorriendo el campo por la costa del lago, y vio el cuerpo en la orilla de una de las bahías que tiene ese sector. Inmediatamente dio aviso a sus patrones, ellos avisaron a la policía, llegamos al lugar poco después de las 20.30 horas», explicó el policía.
Por su parte el comisario inspector Alberto Fix, subjefe de la UR IV, reveló que «a la Regional nos avisaron cerca de las 20 y decidimos, con la fiscal -Eugenia- Bolzan, ir hasta el lugar donde ya estaba el personal de Casa de Piedra. También fue personal de la Agencia de Investigaciones Científicas. Se trabajó hasta el día siguiente y después el cuerpo fue trasladado a General Acha para practicarle la autopsia».
Fix le confirmó oficialmente a este diario lo que se sospechaba el propio domingo: el cuerpo es el de Moisés Durán. «Integrantes de la familia viajaron a General Acha y lo reconocieron. Tenía un tatuaje y efectos personales. En tanto la autopsia determinó que el fallecimiento fue por inmersión. El cuerpo fue entregado a los familiares en horas de la tarde», informó.
«Realmente es una tragedia. Hemos hecho todo lo posible para darle respuestas a una familia que estaba sufriendo. Fue un mes de mucho trabajo y compromiso en el que usamos todos los recursos humanos y logísticos con que contábamos, lamentablemente tuvo un desenlace fatal», concluyó Fix.