Inicio La Pampa La historia secreta de una renuncia

La historia secreta de una renuncia

LA HISTORIA SECRETA DE UNA RENUNCIA

La renuncia del jefe de Policía, Roberto Ayala, llegó tras una serie de hechos que habrían agudizado las diferencias con el ministro de Seguridad Horacio di Nápoli, al punto de tornar irreconciliables. Se trata de las reformas impulsadas desde el Ejecutivo para que los comisarios mayores puedan estar al frente de las comisarías y un conflicto originado en Victorica, donde la policía impidió el paso de Di Nápoli.
«La discordancia con el ministro no era nueva», precisaron a LA ARENA fuentes de Casa de Gobierno y mencionaron un episodio que ocurrió durante los primeros días del aislamiento social, preventivo y obligatorio: «En un viaje que hizo Di Nápoli, intentó ingresar en Victorica a cargar nafta y la Policía no lo dejó».
El hecho ocurrió cuando el intendente de la localidad «había cerrado» los ingresos. «En ese retén, a las cuatro de la mañana no lo dejaron entrar», ampliaron. Este suceso motivó el traslado del jefe de la Comisaría Departamental.
Eso generó «bronca» en Ayala, pero no fue lo único. «Hay otro dato que tiene que ver y está relacionado a dos decretos que firmó el gobernador Ziliotto», deslizaron.

Decretos.
Precisamente, se trata de las modificaciones que impulsó el mandatario pampeano para habilitar a que quienes detenten el rango de Comisario Mayor puedan estar al frente de las Comisarías, «que hasta ese momento no podían».
«Los últimos años de servicio los cumplían en Jefatura», recordaron y agregaron que esto se cambió por decreto. Cómo vamos a desperdiciar una formación de una persona de 50 años», argumentaron.
A su vez, mencionaron «el otro decreto por el cual se convocó a más policías. Hay gente con 50 años que se está yendo, y no podes prescindir de esa capacidad. Menos en medio de una pandemia, donde tuvimos que poner muchos más efectivos en la calle».
«Eso es política de Seguridad», sostuvieron y aclararon que Ayala «tiene derecho a discutirlo y a renunciar». De todas maneras, destacaron la decisión porque apunta a «optimizar los recursos que puso el Estado para formar al personal» y no desperdiciar la «experiencia que tienen»

Apoyado en el ministro.
Por otro lado, desde Casa de Gobierno afirmaron que «hay una cosa que no se puede soslayar. El (por Ayala) siempre tuvo distintos criterios con Di Nápoli», pero Ziliotto siempre se apoyó en el ministro, porque fue su decisión designarlo en el cargo y «para eso existe el Ministerio de Seguridad, que fija las políticas con aprobación del gobernador».
«Seguramente que la mala relación que tenía con Di Nápoli y el hecho de que Ziliotto siguiera trabajando de la misma forma, siempre apoyándose en el ministro de Seguridad, lo haya llevado a presentar la renuncia», agregaron.
También desmintieron los planteos del ex jefe de Policía, que advirtió al mandatario de estar mal asesorado por su discurso ante la asamblea legislativa. «El discurso lo escribió el propio Ziliotto, luego de una consulta a todas las áreas», afirmaron.
«Ahí se planteó claramente una reforma integral en normas de Seguridad, no solo la ley orgánica sino también la ley que rige las agencias privadas», indicaron. En esa línea, señalaron que había sido un proyecto que se había «frenado el año pasado y que ahora lo hemos vuelto a tomar».
«Se le ha dado traslado a las organizaciones de Derechos Humanos y otras ONG para que hagan un informe de lo que ellos creen que tiene que contener una nueva ley de protección ciudadana», destacaron.

Más elogios para González
Ayala no dudó al considerar que la gestión de Julio González en el Ministerio de Seguridad de La Pampa fue «la mejor» que tuvo como jefe de Policía. «El mejor ministro de Seguridad que tuve fue Julio González porque conformamos un equipo de trabajo que dio excelentes resultados y las muestras están a la vista», destacó.
«Fue una gestión que será recordada en la Policía de La Pampa por el nivel que alcanzó la imagen institución, los resultados con la significativa baja de delitos contra la propiedad y la disminución de los siniestros viales y víctimas fatales», resaltó Ayala.
Enumeró que durante la gestión de González se realizaron constantes capacitaciones para el personal policial, que fueron desde lengua de señas hasta RCP; se cambió del color del uniforme verde que había «impuesto la dictadura» por el azul, y hasta se implementó la indumentaria de verano para el personal policial.