Inicio La Pampa "El día que secuestraron a Puccio" en La Pampa

«El día que secuestraron a Puccio» en La Pampa

Un duelo psicológico, entre un periodista golpeado por las deudas, amenazado por una financiera, que trata de conseguir una confesión mediática, y un famoso psicópata criminal sin remordimiento, se debate en una novela que tiene como epicentro el territorio pampeano.

«El día que secuestraron a Puccio» se llama la nueva obra literaria del periodista y escritor, Gustavo Menéndez, que la sitúa en La Pampa como escenario protagónico.

La novela, editada por Hojas del Sur, vio la luz hace días y consiguió críticas muy positivas al conjugar una trama atrapante en un lenguaje punzante y simple.

ENTREVISTAS.

Gustavo fue el primer periodista que logró, para LA ARENA, declaraciones exclusivas del archifamoso criminal Arquímedes Puccio que obtuvo allá por el 2008 su libertad condicional y se asentó en la segunda ciudad pampeana.

Menéndez tejió con Puccio una relación muy cercana que desembocó en crónicas iniciales de un «Boom Puccio» ocurrido después.

SILENCIO ATROZ.

Corría el 2008 y Puccio conseguía la libertad condicional en Santa Rosa y la propia Justicia determinó trasladarlo a General Pico donde convivió con dos pastores evangelistas. En ese momento, era el foco del periodismo nacional aunque Arquímedes les hizo la vida imposible a los cronistas y jamás brindó declaraciones.

Menéndez, como periodista de LA ARENA en Pico, lo tenía cerca y aprovechó cada segundo para seguirlo, disuadirlo y, por todos los medios, lograr que hable.

Y habló.

«Un año después rompió el silencio: el primer reportaje lo da en noviembre de 2009, pudimos publicar las nota para LA ARENA y luego para Tiempo Argentino», recuerda al agregar que a partir de ese momento «no paró más de hablar».

CRIMINAL DE MIRADA FILOSA.

«La estrategia para abordarlo siempre fue complicada, fue un asesino de mirada filosa, jamas bajaba la vista, un criminal que salió con conducta 10 de la cárcel que tiene secuestros atroces y jamas se arrepintió», indica el periodista.

En uno de los artículos de LA ARENA, el titular decía Puccio: «No me arrepiento de nada».

Puccio está acusado de ser el líder de una banda familiar que secuestró y asesinó a los empresarios Ricardo Manoukian, Eduardo Aulet, y Emilio Naum. Fue descubierto por la Policía al momento de cobrar un rescate de la empresaria Nélida Bollini de Prado gracias a la denuncia de sus hijos. Murió solo y olvidado en General Pico.

SUS OTROS SECUESTROS.

En sus entrevistas con Menéndez, Puccio jamás reconoció su autoría en los secuestros que lo llevaron a la cárcel. «Nunca detalló su participación en esos hechos, ni tampoco habló ni profundizó en sus otros secuestros», afirmó.

-¿Tuvo otros secuestros?
-Si, tuvo participación, además de los cuatro conocidos, en otros tres de los que nunca se habló.

«Todas sus respuestas eran políticas partidarias», amplía.

Puccio, para el escritor, es «la inteligencia al servicio del mal, la frialdad y la manipulación de un psicópata que si sos un poco ingenuo te hace creer cualquier cosa».

NOVELA.

-¿Cuándo empezaste a escribir la historia?

-Hace tres años más o menos. Estaba escribiendo otra novela y a través de charlas con otros escritores surgió la idea.

-¿Cómo fue el trabajo de producción?

-A través de los reportajes como las primicias para LA ARENA. Soy un convencido que todas las historias que vuelven a uno, de la manera que sea, si uno está en el mundo de la literatura, las tiene que escribir.

Menéndez afirma que trató, en la historia, de contar lo que no se conoce de Puccio.

«En la historia hay un periodista obsesionado (Emilio Coblan) porque cree que con ese reportaje (con Puccio) puede salvarse económicamente y hay un criminal que ve la oportunidad de hablar», dice Gustavo a LA ARENA, desde Merlo, San Luis, donde vive en la actualidad.

La novela, cuenta Gustavo, trata de demostrar esos rasgos del asesino al salir de la prisión.

LA PAMPA.

A partir de sus reportajes y de sus experiencias, Menéndez construyó sus personajes y la trama de una historia que se desarrolla en General Pico y en otras localidades pampeanas que el propio autor prefiere que el lector descubra con la lectura.

«Mis personajes siempre se mueven en territorios reales donde puedo ubicarlos en territorio: no podría hacerlo de otra manera», sostiene. Y agrega: «Se ubica en La Pampa porque pasó en La Pampa, concretamente en Pico, los personajes se mueven ahí».

La historia teje una línea recta en el tiempo pero sorprende en todo momento. Cuando parece que todo está resuelto, la narrativa gira de repente, modifica su trama, y lleva al lector a querer descubrir que pasa después.

TITULOS.

El título, que vaticina el desarrollo de la trama, fue electo por decisión editorial aunque Gustavo tenía otro en mente.

«En mi caso no pienso tanto en audiencias, es una novela que la puede leer un joven, un adulto, cualquiera», afirma.

CRITICAS.

«El día que secuestraron a Puccio» salió hace muy poco a la calle, se distribuye en numerosos puntos del país y hasta el momento fue muy bien recibida.

«Tuve muy en cuenta las críticas de personajes, que saben de literatura, y que no me conocen», dice.

Menéndez, en la actualidad, es el director del portal Informelo.com, vive con su esposa Griselda en Merlo (San Luis) y es un actor participativo de la literatura en la localidad.

«Hoy, pese a la situación general del país, que es muy mala, hay un auge de la literatura, mucha gente que como puede compra libros y eso da mucha esperanza», completa el autor.