Inicio La Pampa El salvavidas de los cines santarroseños

El salvavidas de los cines santarroseños

Durante este jueves comenzó en Santa Rosa una edición más del ciclo de los Oscar, evento que ofrece al público algunas de las películas nominadas a los premios más importantes al cine mundial. El ciclo abrió con la proyección de «Parásitos», una producción de Corea del Sur, con dirección de Bong Joon-ho y nominada en seis categorías. Se proyectó este jueves y se podrá volver a ver el miércoles que viene a las 21 horas en el Cine Amadeus. «Yo creo que supera a todas las nominadas, es una excelente película. Es lucha de clases, con crimen, con comedia, es sorprendente», expresó el dueño de las salas Amadeus y Milenium, Walter Geringer. «El nombre se refiere al parásito, porque vive de otro, a la gente que vive de otra gente, y acá muestra que el pobre vive del rico y que el rico vive del pobre en una sociedad como la de Corea del Sur donde las diferencias son abrumadoras», detalló.

El milagro de Toy Story.
Según los datos de la consultora Ultracine y del departamento de fiscalización del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (Incaa), en el 2019 se vendieron en el país 47 millones de entradas contra los 44,6 millones de 2018. Más allá de este crecimiento en la venta de tickets, las salas de cine, como el resto de los comercios, sintieron la crisis económica. «A nosotros nos pasó que tuvimos más espectadores que otros años, pero fue por una sola película que fue récord: Toy Story 4», explicó Geringer a LA ARENA. «Tuvimos salas llenas en un período donde la gente había dejado el esparcimiento absolutamente de lado por la cuestión económica, y Toy Story significó una vuelta al cine. Vino tanta cantidad de gente en ese momento que marcó una diferencia; si no hubiese estado, hubiese sido un año desastroso», confirmó.
El comerciante aseguró que Toy Story fue un hecho histórico en el cine en el país y la comparó con Titanic, que en su momento rompió todos los récords de venta y recaudación. «Fue lo que cambió el balance realmente», dijo. Además, el film argentino «La odisea de los giles» y «Joker», fueron dos de las películas que más eligió el público de Santa Rosa, logrando mantenerse 9 semanas en cartelera cada una.
«Después nuestros cines resistieron, tratamos en lo posible de mantener precios todo lo que pudimos, habilitamos promociones insólitas, porque la idea era lograr que la gente pudiera seguir viniendo al cine. Lo que no hicimos es inversión, cero inversión por falta de créditos. En los bancos no había ninguna chance de poder pedir nada», explicó Walter.
Por otra parte, con el inicio de un nuevo año y siendo temporada alta, el empresario sostuvo que el 2020 «arrancó lindo». «Hay películas que espera la familia y algunos estrenos nacionales importantes como ‘El robo del siglo’, así que el año empezó bien a pesar del año que pasamos».

Innovación cero.
El único cambio que se pudo realizar, y que se estrenó el 2 de enero, fue un cambio en el sonido del cine Amadeus, que pasó a Dolby Digital 7.1, 360 grados de sonido envolvente. «Cuando se inauguró Amadeus todavía existía el cine de 35 milímetros y el sonido que tenía estaba pensado para ese tipo de cine», contó Geringer. «Fueron unos años en los que tuvimos que quedarnos quietos y no innovar en nada porque no se pudo». Entre esos cambios que se necesitan, el dueño de las salas santarroseñas nombró una nueva pantalla digital para Amadeus, ya que los sistemas 3D han avanzado. «También hay otras cuestiones técnicas, como por ejemplo cómo se reciben las películas y cómo se cargan en los proyectores, necesitás cada vez más capacidad en los proyectores para poder cargar más archivos de películas y todo eso son inversiones que hay que hacer porque hay que aumentar la memoria, comprar bibliotecas, hay bibliotecas que son satelitales, mandan vía satélite las películas; de todo eso no pudimos hacer absolutamente nada. Esperemos que ahora se active alguna línea de crédito, y que también mejore el Incaa».
En este sentido, Geringer opinó que en los últimos años el Incaa se transformó por completo en un órgano de recaudación. «No fue de fomento de ningún tipo, ni para el cine, ni para los exhibidores, ni para nadie, así que esperemos que con el nuevo cambio de autoridades eso cambie. Que el mismo Incaa esté mano a mano con las exhibidoras de cine argentino para mejorarlas y darles una mano», se esperanzó.