Inicio La Pampa El "financista" de Quemú ya tiene más de cien denuncias

El «financista» de Quemú ya tiene más de cien denuncias

PERICIA OFICIAL

Durante la jornada de ayer se registraron nuevas denuncias contra en empresario quemuense Cristian Javier Hecker y su madre, Yolanda Martín, a quienes investiga la Justicia piquense en una causa que se tramita por el cargo de «estafas reiteradas». En el proceso de investigación, personal de la Procuración General de la provincia realiza una pericia contable.
Fuentes ligadas a la investigación indicaron que ayer se recibieron tres nuevas denuncias y ya serían más de 110 las que se pesan contra Hecker y Martín. Las mismas ascienden a una suma aproximada de más de 120 millones de pesos.
Personal ligado a la causa indicó que «todos los días llegan nuevas denuncias» contra el empresario y su madre. «Continuamos tomando denuncias», indicaron ante la consulta de este medio.
En su mayoría se trata de vecinos particulares, aunque en otros casos fueron instituciones de la ciudad las que acudieron a sede policial para denunciar a los imputados. Incluso, hasta se recibieron denuncias de vecinos de Catriló, Miguel Cané y Colonia Barón, dado que los damnificados no son solo oriundos de Quemú Quemú, donde tiene su oficina la financiera.
«Las últimas fueron de vecinos particulares aunque alguna vez alguna institución se acercó a hacer la denuncia. Casi todos los días tenemos una denuncia», dijeron.
En esta etapa del proceso, la Fiscalía trabaja, a través de los peritos de la Procuración General, en la reconstrucción patrimonial, económica y financiera de todas las sociedades que están en manejo de las personas imputadas, para poder determinar a través de una pericia si existía alguna previsión de cumplimiento de los plazos fijos al momento de ser tomados.

Imputados.
El 30 de abril, el juez de control de General Pico, Alejandro Gilardenghi, amplió la Investigación Fiscal Preparatoria contra los imputados, como así también el plazo de detención. El magistrado sumó casi 40 denuncias a la causa, totalizando un monto total de 104 millones de pesos. Además le impuso el arresto domiciliario a Martín por el plazo de 18 meses; y le dictó la prisión preventiva a Hecker por 90 días, a cumplir en sede policial.
Días más tarde se hicieron nuevos allanamientos en Quemú, donde clausuraron la financiera «HyC Finance», de Cristian Hecker. Los peritos contables de la Procuración General de La Pampa trabajaban en una auditoría de las cuentas de las empresas de imputado, para determinar la magnitud de la estafa y la capacidad de pago del financista.
Los investigadores también allanaron la firma «Dos Banderas», dedicada a la fabricación de tanques de agua y demás productos de plásticos, y la fábrica de piletas de fibra de vidrio, que Hecker tiene en la localidad bonaerense de Trenque Lauquen. En esos dos lugares se hizo una inspección ocular y una verificación, con el objeto de determinar la constitución del patrimonio físico de las empresas.
En el marco de esta causa, también se reconstruyeron gran parte de los documentos que fueron encontrados en una bolsa de consorcio, dentro de una parrilla, en uno de los primeros allanamientos que se hicieron en Quemú Quemú.

Querellantes.
La semana anterior, las abogadas Pamela Molinari y Mercedes Bonetto, en representación de unos ochenta damnificados, explicaron a este diario que las denuncias van contra Hecker y Martín, su madre, «quien firmaba los documentos, tanto los pagares como los contratos». Sin embargo, dijeron que la mujer no es integrante de la financiera y los préstamos, aunque gestionados en el edificio de la empresa, los dieron a título personal.
«Los pagarés tenían un membrete de la financiera pero estaban todos librados a nombre de Yolanda Martín, que no es parte integrante; no así los cheques, que eran de la cuenta que está a nombre de ella y de Cristian Hecker. Los contratos que les hacían firmar a la gente, no son válidos porque no son hechos ni certificados por escribano público», dijo Bonetto.
«En los contratos figuran como mutuarios Hecker y Martín, no figura en ningún momento la financiera. La gente se dirigía a un domicilio en donde está constituida una financiera pero no era la financiera la que prestaba la plata, sino que eran ellos a título personal», agregó.